Javier García Municio y su esposa, no olvidan. Empleado de Caja Segovia durante 34 años, y de Bankia otros 2, abandonaba junto a su mujer su puesto de trabajo para asimilar la muerte de su hijo ‘Curro’, fallecido en el terrible accidente de tren de Santiago el pasado 24 de julio a la temprana edad de 27 años. Con un futuro brillante como veterinario, su vida se truncó aquel día junto a más de 80 pasajeros.

Transcurridos 5 meses del trágico accidente, los padres del joven tienen la sensación de que todo lo ocurrido ‘se ha olvidado’, por eso, y según relata Javier García en un correo remitido a los medios de comunicación «los que sufrimos ahora, (y sufriremos hasta el fin de nuestras vidas), seguimos cabreados porque los responsables políticos y ejecutivos no asumen sus responsabilidades en aquel trágico accidente».

A través de la conocida página de firmas populares ‘Change.org’ y con el apoyo de una plataforma de afectados, tratan de conseguir que se cree una comisión de investigación para esclarecer los hechos y depurar responsabilidades parlamentaria. Una concentración ante el Congreso mañana martes día 17 recordará que «la sociedad olvida y es normal, que el dolor debe mermar, pero que no sea tan rápido pues aun hay mucha responsabilidad que depurar, muchas explicaciones que dar por parte de los responsables».