La tasa de emancipación de los jóvenes de Castilla y León creció en 5,5 puntos porcentuales, hasta el 44,6 por ciento de los mismos, frente al 46,8 por ciento de la media nacional. Así lo pone de manifiesto el análisis del segundo trimestre de 2009 del Observatorio Joven de Vivienda en España elaborado por el Consejo de la Juventud, que revela que, una vez más, el comportamiento residencial de la población joven en la Comunidad ofrece un perfil “atípico” en comparación con lo que ocurre en la mayoría de comunidades autónomas.

Así, si en el conjunto de España este índice de las personas jóvenes apenas aumentó, en la región lo hizo del 39,1 por ciento del segundo trimestre de 2008 al 44,6 que se registró entre abril y junio de 2009. Eso es, que de los 546.871 jóvenes censados en la Comunidad (entre 18 y 34 años), 243.957 viven fuera de la casa de sus padres. Sin embargo, sólo 137.826 tienen ya un hogar, es decir, el 25,2 por ciento del total, similar al 24,6 nacional. El resto reside en viviendas compartidas, residencias de alumnos o centros escolares internos, entre otros.

Varios elementos ayudan a comprender la evolución de 5,5 puntos en la Comunidad. En primer lugar, el creciente peso de la población inmigrante, que en un año aumentó un 5,53 por ciento. En segundo, el descenso del desempleo del 2,51 por ciento. La tercera causa es la mejora de la capacidad adquisitiva de los hogares jóvenes gracias a la reducción trimestral en la cifra de los mismos sin personas ocupadas. Y, por último, tanto en el alquiler como en la compraventa los precios de mercado en Castilla y León no están tan alejados de la capacidad máxima de endeudamiento de la población joven como en otras comunidades.

Para financiar la compra de una vivienda libre sin riesgo de insolvencia, un hogar joven en la región debería aumentar su nivel de renta un 4,24 por ciento, ya que en el segundo trimestre el salario medio de las personas entre 18 y 34 años se situó en los 14.052 euros anuales. En el conjunto de España, esta brecha es del 35,63 por ciento, ya que aunque la media salarial es 1.000 euros más alta que en la Comunidad, hasta los 15.042 euros, la vivienda es bastante más cara en otros puntos de la geografía nacional que en la región. De hecho, el precio medio de la vivienda libre en Castilla y León es de casi 140.000 euros, un 7,2 por ciento menos que un año atrás, frente a los 192.000 de España. Tanto en vivienda nueva, como de segunda mano y protegida, los costes son siempre mayores en el conjunto del país que en la región.

 Esto significa que una persona joven tiene que reservar casi la mitad de su salario para afrontar el pago inicial de una hipoteca media (48,6 por ciento), 14 puntos menos que en España (62,4 por ciento).

 

Vida laboral

En la Comunidad y siempre según el estudio, existe una tasa de paro juvenil del 18,6 por ciento, con 77.175 personas de los 413.985 jóvenes que se encuentran registrados como población activa. Esta cifra es cinco puntos menor que la media nacional, donde la tasa asciende hasta el 23,5 por ciento, con dos millones de parados.

El problema reside, a juicio del Consejo de la Juventud, en que 210.060 jóvenes de la región de entre 18 y 34 años no disponen de un salario, y de ahí las dificultades para poder acceder a la compra de una vivienda.

 

Coste de acceso a vivienda

 

En Castilla y León, el coste de acceso por parte de los jóvenes a una vivienda en régimen de propiedad con el precio medio de mercado varía en función de las provincias. Así, aunque Burgos sea la provincia donde más alto es el importe de una vivienda libre (164.510 euros), no es el lugar donde los jóvenes tienen que destinar mayor parte de su salario para poder comprarla. De hecho, se sitúa por debajo de la media nacional (48,6 por ciento), con el 47,8 por ciento del total.

La provincia que ostenta el liderazgo en ese apartado es, con mucha diferencia, Salamanca, donde a pesar de que el precio no supera los 148.300 euros, los jóvenes de la provincia deben destinar al menos el 57,1 por ciento para poder acceder a la vivienda. Le sigue Ávila, donde tienen que dedicar el 51,1 por ciento del salario para pagar una residencia que ronda un precio de 124.680 euros.

Igual que la media regional se sitúa Valladolid, con el 48,3 por ciento (153.280 euros de media de valor de una vivienda). Ya por debajo, están Segovia, con el 47,2 de un salario de 145.470 euros; León, con el 46,1 por ciento (118.920 euros de precio medio de la vivienda); Zamora, con el 45,5 por ciento y el precio más bajo, 108.270 euros, es en principio donde más facilidades hay para los jóvenes para acceder a una vivienda. A continuación se sitúa Soria, con el 43,9 por ciento del salario y un precio de 134.480 euros; y, por último, Palencia, provincia en la que ocupan el 40,4 por ciento de un coste medio de 120.340 euros.