La Federación Castellana y Leonesa de Empresarios de la Hostelería advierte de que la prohibición total de fumar en sus establecimientos podría reducir las ventas un siete por ciento en los restaurantes, entre un diez y un 15 por ciento en bares y cafeterías y hasta un 17 por ciento en los locales de ocio nocturnos. Su presidente, Esteban López, incidió en que esto significaría “la ruina” para numerosos empresarios que dependen de clientes que “ligan desde hace mucho tiempo tomarse un café o una cerveza con fumar un cigarrillo”, y que podría provocar una pérdida adicional de facturación del diez por ciento.

Las pérdidas se producirían, según explica, porque una parte importante de la clientela (en torno al 40-45 por ciento) de los productos hosteleros está vinculada al tabaco y una prohibición total conllevaría una menor demanda.

López, quien también ostenta la Presidencia de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería y Turismo de León, recalcó que este sector no antepone los intereses propios a la salud de los ciudadanos. De hecho, comentó que están totalmente en contra del tabaquismo, para lo que pidió, como se ha hecho en otros países europeos, campañas más eficaces para luchar contra el consumo del tabaco, “pero no contra la hostelería, como pretende el Ministerio de Sanidad, intentando poner a España en el primer puesto del ranking europeo, incluso por encima de Irlanda”.

Precisamente, este país es el único del viejo continente que dispone de una normativa más dura que la que propone el Gobierno –que aún no se encuentra ni en fase de borrador-. Eso ha conllevado, según explicó Esteban López, que las ventas hayan caído en la isla un 24 por ciento en los bares y un ocho en los restaurantes con esta prohibición total. También puso como ejemplo el caso de Croacia, que estableció una norma igual en mayo del pasado año y que, tras los resultados negativos registrados, se vio obligado a retirarla en septiembre. “Es un país con un modelo similar a España, cuya primera industria es el turismo. Esta prohibición afectó mucho a los establecimientos durante los meses de verano y tuvieron que echarse atrás”, espetó.

El presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid, José Ramón García, aboga por mantener la actual Ley de Medidas Sanitarias contra el Tabaquismo de 2006, a raíz de la cual alrededor de 14.000 establecimientos de la Comunidad con menos de 100 metros cuadrados de espacio invirtieron hasta 25.000 euros para adaptarse a la misma.

 

Evitar la marginación

Por su parte, el presidente de la Agrupación Industrial de Hosteleros de Segovia, Cándido López, advirtió de que esta normativa puede marginar a los fumadores, un colectivo que tiene el hábito de fumar en los establecimientos con su café y que “es muy difícil de superar”. “Con esta propuesta se les margina totalmente”.

Por último, el presidente de la Asociación Zamorana de Empresarios de la Hostelería, Óscar Somoza, destacó que la hostelería y el tabaco son “compatibles”, ya que gracias a las nuevas tecnologías de renovación del aire implantadas en los establecimientos del sector “se protege perfectamente a los fumadores pasivos”. Asimismo, comentó que España, primer país europeo en recepción de turistas, “no puede permitirse el lujo de negar fumar en los bares, cafeterías o restaurantes a la gente porque se les perjudicaría de tal manera que a la larga los más afectados serían los propios establecimientos”. A su juicio, el Gobierno pretende “tapar” con esta iniciativa los problemas reales de la gente causados por al grave crisis que sufre el sector hostelero, que ha obligado a cerrar numerosos locales y dejado en el paro a muchos trabajadores”.