La Federación Empresarial Segoviana ha manifestado, mediante un comunicado, su completo apoyo al proceso de reforma constitucional que se está negociando entre las principales fuerzas políticas españolas con el objetivo de introducir los principios de estabilidad presupuestaria y control del endeudamiento en la Carta Magna, y de esta forma garantizar una permanente situación de solvencia en las cuentas públicas españolas a todos los niveles.

«La credibilidad de las finanzas públicas es un requisito indispensable para la buena marcha de toda economía. Sin estabilidad presupuestaria se crea incertidumbre sobre el futuro y volatilidad de los mercados financieros, frenando la inversión, el crecimiento económico y la creación de empleo. Por el contrario, unas finanzas públicas saneadas en todas las Administraciones Públicas crean las condiciones de estabilidad que se precisan para crecer y crear prosperidad y empleo.

 Al estar la economía española inserta en la Unión Monetaria Europea, los requisitos de estabilidad financiera son aún más imprescindibles, como han demostrado los acontecimientos de los últimos meses. En este sentido, FES, junto a CEOE y CEPYME, apoya los esfuerzos de las principales fuerzas políticas españolas para realizar una reforma constitucional que refuerce la credibilidad de la economía española y ayude a sortear en menor tiempo esta crisis y garantice la estabilidad para el futuro», argumentan.

La federación segoviana afirma que lleva tiempo pidiendo un gran pacto de consenso que ponga los intereses de España por delante de los intereses de los partidos, y por ello valora muy positivamente el acuerdo alcanzado, si bien reclama que el consenso sea general, en todos los ámbitos importantes, para tratar de solventar la difícil situación económica actual.

 

Empleo juvenil

En otro ámbito, la Federación hace un análisis desigual sobre las medidas urgentes para la promoción del empleo de los jóvenes, estabilidad en el empleo y mantenimiento del programa de recualificación profesional de las personas que agoten su protección por desempleo aprobadas recientemente por el Gobierno, ya que existen algunos avances significativos pero importantes oportunidades perdidas.

Lo más positivo, a juicio de las organizaciones empresariales, es la suspensión durante los próximos dos años del artículo 15.5 del Texto Refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, en el que se establece que adquirirán la condición de fijos aquellos trabajadores que en un plazo de treinta meses hubieran estado contratados durante más de dos años, con o sin solución de continuidad, para el mismo o diferente puesto de trabajo con la misma empresa o grupo de empresas mediante dos o más contratos temporales.

Esta medida es favorable para «propiciar la contratación, ya que de alguna manera alivia la rigidez a la que está sometida el mercado de trabajo, y que ha estado frenando la iniciativa empresarial para generar empleo estable por el miedo a no poder hacer frente a los elevados costes que suponen los despidos en el caso de que la empresa necesite realizar ajustes en su plantilla», apostillan.

En la parte negativa, FES, CECALE y CEOE lamentan que el Gobierno no haya tenido en cuenta la imperante necesidad de incluir modificaciones en el contrato a tiempo parcial, una modalidad que se está utilizando con éxito en muchos países europeos y que en España está al menos cinco puntos porcentuales por debajo de la media de Europa. Consideran que nuevamente se ha dejado pasar una oportunidad para flexibilizar este contrato que ayuda a la adaptabilidad de las empresas y los trabajadores.

Sobre el contrato para la formación y el aprendizaje, FES cree que esta opción, mediante la cual a partir de ahora se ampliará hasta los 30 años la edad permitida para contratar a un trabajador con este formato, «está muy lejos de impulsar la creación de empleo de calidad para los jóvenes, en línea con el crecimiento equilibrado y sostenible que se precisa para reactivar la economía».

Finalmente, los empresarios segovianos han llegado a la conclusión de que  «las medidas que se han aprobado todavía están muy alejadas de las necesidades de la realidad económica que vivimos y de favorecer el escenario apropiado para generar empleo y riqueza».