La Junta de Castilla y León ofrecerá una Formación Profesional única e integrada que responda a las demandas de las empresas y que sea un motor de la recuperación económica y la creación de empleo de calidad, cuyas bases han sentado los consejeros de Economía y Empleo, Tomás Villanueva, y de Educación, Juan José Mateos.

La Formación Profesional al servicio del crecimiento económico y social de Castilla y León es uno de los compromisos de investidura del presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, para esta legislatura, para la que ha ofrecido una Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional y Riesgos Laborales 2012-2015, en el marco del diálogo social.

La medida más inmediata para la integración del sistema educativo de Formación Profesional y el empleo será la aprobación de una normativa por la que se creará un registro de certificados de profesionalidad y un registro de acreditación de los centros de formación con competencias adaptadas a las exigencias del mercado. Esta norma se aprobará de inmediato, según precisó Villanueva. Las primeras acreditaciones para trabajadores de infantil y familias se darán en este último trimestre del año, concretó Mateos.

Otra de las acciones inmediatas será el diseño de una formación profesional ajustada a las necesidades de las empresas, lo que llevará a la adecuación de la oferta actual a las demandas de sectores productivos de base tecnológica, si bien antes se trabajará para detectar las apuestas del mercado.

Se trata, en palabras de Villanueva, de planificar un buen sistema educativo que permita crear empleo y dar una respuesta a las empresas para que puedan captar trabajadores cualificados cuando la economía repunte. Tal sistema único se asentará en los actuales centros integrados –algunos de referencia estatal-, en los institutos que imparten FP y en las academias, precisó Mateos, quien apostó por contar con toda la plantilla de profesores. “No sobra nadie, se tratará de mejorar lo existente”, añadió.

Mateos defendió que la formación profesional y el empleo irán juntos y no como una “moneda de dos caras”, resaltó la infraestructura y plantilla que existe para hacerlo y pidió un esfuerzo a los profesores para “tener los mejores resultados”. En Castilla y León hay 191 centros de formación profesional a disposición de este sistema integrado.

Además del Consejo de Dirección de las dos consejerías, que ha sentado las bases para trabajar de manera conjunta en la formación y el empleo, Villanueva avanzó una agenda de reuniones en las próximas semanas en el ámbito de la investigación, la formación y las universidades y con los agentes sociales. También habrá participación de la ADE y de la Dirección General de Industria.

En la ‘hoja de ruta’ para potenciar la formación profesional y el empleo, está la elaboración de la Estrategia Integrada de Empleo, Formación Profesional y Riesgos Laborales 2012-2015, comprometida para finales de este año; el impulso de los programas que fomenten la cultura emprendedora de estos alumnos o la creación de aulas empresas en todas las provincias.