Oscar Alonso Barba, Concejal de Empleo, Desarrollo y Tecnología, se puso de esta guisa para acudir a una de las sesiones que ha organizado el Ayuntamiento, para conocer de primera mano los contenidos que se imparten en torno a la igualdad entre ambos sexos y la ruptura de estereotipos desde el hogar que las lecciones de los cursos ¡Los dos sabemos y podemos! y ¡Manitas! pretenden inculcar.

Los módulos prácticos, que fomentan el reparto igualitario en las tareas del hogar, forman parte del programa Factor E de la Concejalía de Empleo, Desarrollo y Tecnología y están en consonancia con los objetivos del II Plan de Igualdad del Ayuntamiento.

Fomentar la igualdad entre hombres y mujeres desde el entorno más cercano y familiar constituye uno de los objetivos de los módulos sobre igualdad de oportunidades por los que pasan los alumnos y alumnas del Programa Factor E, módulos en plena consonancia con los objetivos del II Plan de Igualdad del Ayuntamiento.

Bajo el título genérico “¡Los dos sabemos y podemos!” y en el entorno real de una casa, todos se enfrentan a distintas tareas domésticas como planchar, coser un botón, colocar los alimentos en el frigorífico o tender la ropa, entre otras habilidades.

Oscar Alonso no dudó en equiparse con el mandil diseñado por el alumnado del curso de Factor E “Asistente de Moda, Costura y Confección”, elaborado para estos módulos, en el que se puede leer “Sentimos la igualdad”.

Y como complemento, el módulo “Mis Manitas” que se desarrolla en el CIEES de San Lorenzo. Con la ayuda de una caja de herramientas, ofrece al alumnado trucos y claves para abordar los pequeños arreglos que todos tenemos en el hogar y que se asocian a funciones típicamente masculinas: arreglar un enchufe, averías de fontanería o usar correctamente un taladro.

Estos módulos se suman a la formación profesional específica de los diferentes cursos que actualmente están en marcha en el Programa Factor E y de los que se benefician 150 personas desempleadas de la ciudad.

Se prepara a profesionales para su inserción en el mercado de trabajo, pero además se considera fundamental inculcar otros valores, estrategias o habilidades que tendrán un efecto positivo tanto a nivel laboral como personal. Fomentar la igualdad en el entorno familiar, a través de un reparto de tareas justo y responsable, es un gran paso que permitirá, después, trasladarlo a otros ámbitos de la vida para conseguir una sociedad más igualitaria.
En el Ayuntamiento existe la conciencia clara de lo que implica la igualdad y el hogar es uno de los foros idóneos para ponerla en práctica.