A pesar del paso de los años, las mujeres seguimos estando indefensas ante el hombre, desde el punto de vista laboral, social y de malos tratos, ya que a día de hoy, siguen apareciendo casos de violencia de género, tanto en la vida privada, en su hogar, o en los lugares públicos.

El concepto de igualdad entre hombre y mujer da lugar a un debate que en la actualidad continua vigente, teniendo distintos puntos de vista según el estamento social desde el que se observa y analiza. Vivimos un momento en el que la mujer está pidiendo que se la trate igual que al hombre, y se evolucione de una vez por todas en aspectos que denigran a la mujer.

Actualmente es un derecho que está a la orden del día, el derecho de la igualdad de género. En España este derecho está más desarrollado que en otros países, pero aun así hay un elevado número de casos de este tipo de violencia. Para esto, entró en vigor la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, sin embargo, hasta noviembre de 2012, 503 mujeres han perdido la vida.

Pero no todo está ceñido a la violencia de género en cuanto al maltrato físico o psicológico, todavía la mujer se encuentra en indefensión también en el mundo laboral y digo esto porque para la mujer es más complicado que para el hombre aspirar en la empresa a ocupar puestos de dirección. De hecho, podemos apreciar que en las principales empresas de nuestro país, en los puestos de alta dirección la mujer brilla por su ausencia y las pocas que hay, tienen que demostrar ampliamente su valía, añadiendo además la discriminación en los salarios que perciben en comparación con el hombre haciendo un mismo trabajo tiene un sueldo inferior.

Por otra parte es raro que a ningún hombre se le pregunte cómo va a compaginar su vida laboral y familiar, cosa que a la mujer siempre se le exige; compatibilizar la vida laboral con la vida familiar.

Es importante señalar que hablar de igualdad de género no implica negar que existen diferencias entre los sexos, sino defender que mujeres y hombres tenemos los mismos derechos, que unas y otros debemos tener libertad para escoger nuestra propia vida sin que por ello la sociedad nos marque.

En España se ha evolucionado mucho en cuanto a los derecho de la mujer, ya que no hace tantos años la mujer no tenía derecho al voto, e incluso para hacer determinadas gestiones administrativas y bancarias necesitaban la autorización de un marido, pero tenemos que evolucionar aún m´ss y como he dicho antes, tanto en el terreno laboral como social.

Sheila.