Está a punto de finalizar otro año que ha resultado un ejercicio económico muy duro. Estamos atravesando momentos complicados y los estudios realizados por la Federación de Autónomos de Castilla y León (FEACYL), así lo certifican estadísticamente. Resalta la difícil situación económica de todo el colectivo, recordando que en la provincia de Segovia, durante el último año, casi el 40% declaraba haber tenido que poner parte de su patrimonio personal para mantener los puestos de trabajo y el negocio abierto.

Otro dato destacable es que casi un 40% de los empresarios autónomos segovianos se prejubilarían si la ley se lo permitiera y que este año acabará con aproximadamente 500 autónomos menos en la provincia.

El estudio desprende que algunos de los principales problemas que afectan a este colectivo generador de empleo muy importante en nuestra provincia son: la falta de actividad, la elevada morosidad, la falta de financiación y el aumento de la economía sumergida.

A pesar de todo ello, durante 2010 también se han producido algunos avances, como la prestación por cese de actividad, con sus luces y sombras.