El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, junto al diputado provincial del Área de Promoción Económica, Rafael Casado, ha realizado una visita yacimiento arqueológico del ‘Abrigo del Molino de los Señores’, situado en el valle del Eresma, en el término de Segovia, tras el hallazgo de restos óseos y líticos que constatan la presencia de neanderthales en la provincia hace 60.000 años.

López-Escobar ha saludado a los responsables de las excavaciones y se ha interesado por el ritmo y los resultados de los trabajos que llevan a cabo en el estudio geoarqueológico que se realiza en la zona y que autorizó la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Junta. El estudio pretende la indagación geológica y arqueológica del abrigo, la valoración de la ocupación humana del yacimiento, la datación y secuencia cronológica del depósito arqueológico y la toma de muestras y estudio de materiales, entre otros aspectos.

Los trabajos de investigación arqueológica en el yacimiento ‘Abrigo del molino’ están financiados por la Diputación Provincial de Segovia. La Consejería de Cultura y Turismo, a través de la Dirección General de Patrimonio, se encarga de la supervisión del proyecto que cuenta con el apoyo también de la Consejería de Agricultura y Ganadería que facilita el alojamiento y manutención del equipo de investigadores en la Escuela de Formación Agraria de Segovia, situada en las proximidades del yacimiento.

Los responsables de la intervención son el doctor en Prehistoria, David Álvarez; la licenciada en Prehistoria, María de Andrés; el doctor en Ciencias Geológicas, Andrés Díez y el licenciado en Historia, Julio Antonio Rojo. Los trabajos consisten en la excavación del ‘Abrigo del molino de los señores’ y la prospección arqueológica de su entorno.

En el yacimiento se han identificado 11 niveles, con presencia humana en tres de ellos. En una primera prospección superficial, se recuperaron en estos niveles 21 piezas, entre piedras y huesos. Las piezas de piedra son, en su mayoría, restos de talla de sílex y entre los huesos se han encontrado varios fragmentos de diáfisis y vértebras de pequeños mamíferos, 2 radios izquierdos, un fragmento de mandíbula, y un húmero de conejo.

Todas las piezas líticas recuperadas son indicadores directos de que se ha producido actividad de talla ‘in situ’. La técnica de trabajo de talla utilizada y el estudio cronológico de los niveles sitúan el yacimiento en las últimas fases del Paleolítico Medio Peninsular y permiten suponer la presencia neanderthal en la zona.