Dar información clara, comprensible y que no induzca a error o indicar en todos los productos el precio anterior y el rebajado son algunas de las exigencias en épocas de rebajas. Este 7 de enero comienza el periodo invernal de rebajas con carácter general. Las rebajas consisten en la reducción de los precios de los productos de fin de temporada, por lo que se debe ofrecer la misma calidad a un menor precio.

Como cada año, siempre se hacen una serie de recomendaciones para este periodo:

1. En primer lugar, debe hacerse es un listado de aquellos productos que queremos comprar. Debe evitarse compras impulsivas de productos que no necesitamos y que con toda seguridad no utilizaremos

2. La calidad del producto rebajado debe ser igual a la anterior a las rebajas. Hay que comprobarlo.

3. Los establecimientos que habitualmente aceptan tarjetas de crédito deben seguir haciéndolo durante las rebajas.

4. Exija siempre el ticket de caja o la factura de compra, ya que es indispensable. Por si fuese necesario hacer cualquier tipo de reclamación posterior.

5. Todos los artículos deben estar marcados con el precio anterior al inicio de las rebajas y el precio rebajado, o porcentaje de rebaja, para que no exista duda alguna sobre su cuantía.

6. Los establecimientos deben seguir las mismas normas en las devoluciones que en el resto del año. No pueden rechazar devoluciones.

7. Si Ud. compra algún producto que tenga garantía obligatoria postventa, como electrodomésticos, ordenadores, aparatos de telefonía, u otro tipo de productos, no renuncie a dicha garantía.

8. La publicidad de los productos está considerada cláusula contractual. El comercio está obligado a cumplir todo lo que publicita.

9. Si Usted cree que sus derechos han sido vulnerados, reclame.

10. Procure comprar siempre en establecimientos que estén adheridos al Sistema Arbitral de Consumo, ya que éstos ofrecen más garantías al consumidor a la hora de hacer cualquier reclamación.

En cuanto a los derechos del consumidor cuando el artículo adquirido resulta defectuoso, el comerciante tiene la obligación de admitir su devolución o la reparación en algunos casos. Por su parte, el ciudadano debe asegurarse de que no existen defectos en los productos.

Por otro lado, no hay que confundir las rebajas con otras figuras previstas en la ley como las liquidaciones y saldos. Las primeras son ventas especiales derivadas de una situación excepcional como el cierre de negocio. Los saldos son artículos que presentan algún defecto o tara de fabricación por eso se venden más baratos. Los carteles publicitarios de los comercios deben anunciar los artículos rebajados como “rebajas” y no dar lugar a confusión con carteles de “saldo” o “liquidación”.

Por último, recordar que en caso de reclamaciones o de duda, los consumidores pueden dirigirse a las asociaciones de consumidores o a cualquiera de las oficinas municipales de información al consumidor.

DEJA UNA RESPUESTA