El próximo mes de junio estará en el mercado la leche ‘Tierra de Sabor’, una iniciativa impulsada por la Junta en la que, por primera vez, se prestará el lema de esta campaña de promoción de productos de calidad de Castilla y León para que se convierta en una marca en la que las cooperativas lácteas de la Comunidad puedan vender leche “a un precio justo” para los ganaderos y para los consumidores, según avanzó la consejera de Agricultura, Silvia Clemente, durante los Desayunos de Ical, un formato en el que conversó sobre diversos temas relacionados con su departamento con directivos y periodistas del grupo Promecal.

Clemente avanzó que esta iniciativa se considera “un proyecto de interés regional” y, por ello, se mantienen conversaciones con “todas las piezas de este puzzle, como las cooperativas de vacuno de leche, para que encajen y que la gran distribución lo venda”. La Junta utilizará a las 20 principales cooperativas lácteas de la Comunidad como interlocutores en el ámbito de la producción, ya que sería imposible hacerlo con los ganaderos individuales. Además, mantiene en estos momentos contactos para determinar en qué plantas se va a envasar esa leche y cómo llegará al sistema de distribución, donde son conscientes de la necesidad de cubrir también las grandes superficies. La iniciativa, en principio, se limitará a la Comunidad. “Vamos a empezar por Castilla y León. Tenemos bastante si cubrimos la venta de leche en la Comunidad”, explicó, para añadir que es un proyecto que tendrá diferentes fases y que arrancará con una cantidad aún no determinada de litros para ir incrementando a medida que se consolide el mercado. En este sentido, apuntó que el potencial es enorme ya que de las 730.000 toneladas que produce Castilla y León, el 58 por ciento se destina a quesos y el resto a leche envasada. Incluso, destacó, ya hay alguna cadena de distribución “preocupada” por el éxito que puede tener esta marca “por ver qué va a hacer con otras leches”, ya que la “fuerza” que ha demostrado todo lo relacionado con ‘Tierra de Sabor’ entre los castellanos y leoneses “está muy bien”.

La leche se convertirá en un producto “muy especial”, dado que la Junta autorizará, por primera vez, que se llame como la marca, y por ello dispondrá de una licencia especial para utilizar ‘Tierra de Sabor’. En este sentido, no sucederá como con el lechazo, el queso o los ibéricos, que corresponden a empresas privadas, IGP o DO.

Asimismo, Clemente avanzó que esta iniciativa ya ha sido planteada al Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM), porque la Junta “cree” en este proyecto y es una “diferencia clara” respecto a otras marcas de territorio. “Hemos conseguido que los castellanos y leoneses crean en ‘Tierra de Sabor’, y esa confianza hay que utilizarla para lanzar la leche de la Comunidad”, subrayó.

Respecto a cómo ven esta nueva marca empresas ya asentadas en la Comunidad, consideró que “no es algo” que tenga que valorar la Junta, sino “solo en defender la producción de ganaderos de Castilla y León”. “Otras industrias podrían participar en el futuro, porque lo que importa es el productor, el ganadero, y cómo se va a presentar la leche en la distribución”, remarcó la consejera, quien sí abrió la puerta a participar del beneficio a otras firmas, como las de envasado, las cuales aún no están decididas.

Igualmente, la consejera dejó claro que, desde el punto de vista contractual, se trata de un proyecto de “interés regional, no es un negocio”, algo que argumentó en que productores de vacuno de leche hay en todas las provincias, por lo que es un sector estratégico “para mantener explotaciones en las que se han hecho inversiones de modernización y de compra de cuota muy importantes, y para mantener población en el medio rural con un sector que está anclado en el territorio”.

 

Menos entradas y primar la calidad

En cuanto al futuro de la propia estrategia de ‘Tierra de Sabor’, Clemente explicó que un informe elaborado por la consultora Nielsen recomienda detener la incorporación de nuevas empresas y dirigir el esfuerzo a la calidad y a la ampliación de puntos de venta en que se encuentra el producto, “porque cuando alguien quiere comprar ‘Tierra de Sabor’ y no lo encuentra, eso supone una frustración para el consumidor”. La decisión de la Junta es realizar una convocatoria anual en la que se abrirá, a principios de año, el plazo de un mes para que las empresas lo soliciten, algo que también tendrá efectos para evitar la especulación con la marca, y que algunas empresas “no solamente se ayuden de ella por motivos coyunturales”.

La consejera se marcó dos líneas de diagnóstico en el seno de ‘Tierra de Sabor’. Por un lado, que la marca alcance el mayor número de puntos de venta posible, algo que en la actualidad se desconoce con concreción y, por otro, encontrar la fórmula para que los productores primarios reciban información y confíen en ella, ya que hasta ahora el resultado directo para los productores todavía es “tímido, pero es una carrera de fondo en la que hay que continuar con la máxima implicación de los productores, y eso se consigue con la información”. De esta forma se evitarían las críticas que llegan de algunos sectores sobre la falta de transparencia de ‘Tierra de Sabor’ y la prioridad a la industria.

El corazón amarillo estará la semana que viene en el Salón Gourmet, donde ocupará un espacio de 1.500 metros cuadrados, con 70 empresas y 30 consejos reguladores. También se desarrollará una promoción en Tabernas Lizarrán, del Grupo Comex, habrá acciones con 40 establecimientos en Madrid, que ya compran productos de Castilla y León.

Sobre el Queso Castellano, insertado en ‘Tierra de Sabor’, Clemente informó de que existen 26 industrias adheridas a la marca, que suman una producción de más de 13 millones de kilos de queso, cuando el Manchego produce ocho, con lo que se puede hablar de una producción mayor que la del principal competidor. “Mucha gente ha probado queso de Castilla y León, pero no sabía que era de aquí porque no tenía ningún distintivo. Ahora ya lo tiene, y vamos a hacer una promoción en septiembre, al igual que otra de ibéricos en mayo”, afirmó.

La consejera sostuvo que el corazón amarillo es una “estrategia global, no solo un logotipo”. Ese distintivo, explicó, se ha trasladado a los productos, y éstos a las tiendas. Además, se elaboran con materias primas de la región, con lo que al mismo tiempo se ha incentivado su compra con un contrato entre agricultores y ganaderos e industria.

‘Tierra de Sabor’ ha soportado más de 500 auditorías de control de calidad en 2010, y en estos momentos se conforma de 700 industrias y más de 4.000 productos, con el principal objetivo de “poner de manifiesto” esa calidad diferenciada, motivo por el que se ha frenado este año la entrada de productos en la marca. “Aunque se ha hecho desde el primer momento, vamos a volcar todo nuestro esfuerzo en la calidad que atesoran los productos de ‘Tierra de Sabor’”, dijo.

 

Plan de Promoción y Comercialización

También se refirió al Plan de Promoción y Comercialización del Sector Agroalimentario 2008-2011 –en el que se enmarca ‘Tierra de Sabor’-, sobre el que recordó que se están cumpliendo los dos objetivos más importantes cuando se presentó en Alimentaria Barcelona. Hasta el momento, se ha incrementado la cifra de negocio un 19 por ciento, al pasar de 8.000 a 9.512 millones de euros, y se espera que cuando concluya este ejercicio, en la culminación del Plan, se puedan alcanzar los 10.000 millones previstos. En cuando al consumo de materias primas, ha aumentado también un 19,1 por ciento, hasta los 2.301 millones.

Otro de los objetivos principales del Plan es la internacionalización e I+D+i, y aclaró que en muchas ocasiones se ha confundido con ‘Tierra de Sabor’, cuando el Plan se refiere a toda la industria agroalimentaria y la marca del corazón amarilla “es una pieza”. La consejera recordó que durante esta legislatura, la Consejería ha creado ocho líneas de investigación y a través de ellas se han desarrollado 270 proyectos empresariales, dirigidos a las novedades sobre la producción de los alimentos, cómo se puede retrasar su caducidad, cómo mejorar el mantenimiento del sabor o las vitaminas, o las condiciones organolépticas. Con ello, también se han creado 1.500 empleos en los últimos cuatro años, de los que el 70 por ciento tenían menos de 40 años.

Precisamente sobre la internacionalización, objetivo prioritario del Plan, la consejera pidió un equilibrio en colaboración con el departamento que tiene estas competencias, en este caso Economía y Empleo, Al respecto, reclamó establecer un modelo en el que la participación de los responsables de los departamentos de Agricultura y Ganadería “sea fundamental” en el trabajo de exportación, “porque hay una ligazón muy fuerte entre la producción primaria, la transformación y el apoyo a la salida al mercado exterior”. Estos son, aspectos ligados al volumen económico de negocio, la capacidad de las empresas y el apoyo administrativo prestado. “Eso tiene que ser así, porque además hay comunidades autónomas con un potencial exportador muy fuerte, donde ese modelo está cuajado en este sentido.

 

Previsión de inversión

Clemente avanzó que durante esta dualidad la Consejería dispone de una línea de ayudas directas a las inversiones agroalimentarias de en torno a 80 millones. Se renovará otra línea, estrenada el año pasado, para ayudar a los empresarios con dificultades a obtener préstamos en las entidades financieras y con otra propia de préstamos que además se incrementa hasta los 65 millones de euros (el año pasado fue de 45 millones y se beneficiaron 30 empresas).

Las líneas de ayudas, añadió, han crecido más en préstamos de circulante y pequeñas inversiones porque es la necesidad actual de los empresarios, a causa de la crisis, “y de lo que no están obteniendo respuestas del sistema financiero, por lo que hay que cubrir ese flanco”.