La región de Castilla y León, con 31,7 infracciones (delitos y faltas) por cada 1.000 habitantes, sigue siendo una Comunidad segura, con un índice de criminalidad de 14,4 puntos por debajo de la media nacional, que es de 46,1 infracciones por cada 1.000 habitantes.

El índice de criminalidad en Castilla y León baja 5,3 puntos (31,7 infracciones por cada 1.000 habitantes) respecto a 2012 (33,2 infracciones por cada 1.000 habitantes).

El total de infracciones (delitos y faltas) cometidos durante el año 2013 en Castilla y León ha sido de 79.904, frente a los 84.400 delitos y faltas del año 2012, lo que supone la mencionada variación de -5,3%.

Por tipología penal, bajan la mayoría de las infracciones penales (delitos y faltas) en Castilla y León, con un -5,3 de media de las nueve provincias.

De esta manera en 2013 respecto a 2012 bajan los delitos y faltas de delincuencia violenta con un -10,7% (siendo el índice del -6,5% los robos con violencia e intimidación); también baja con un -8,5% robos con fuerza, tanto en domicilios (-3,1%), como en sustracción de vehículos a motor (-19,1); así como bajan las infracciones en daños (-8,2%) y en hurtos (-2,0%).

Por el contrario, se ha producido un ligero incremento en las infracciones de en homicidios dolosos y asesinados consumados (suben de 15 a 19 en un año) y el tráfico de drogas (de 364 a 380 infracciones en un año).

 

Indicadores Eurostat

Los datos sobre criminalidad atienden a unos indicadores de seguridad concretos como son el total de los delitos y faltas, homicidios dolosos y asesinatos consumados, delincuencia violenta, robo con violencia o intimidación, robos con fuerza, robo con fuerza en domicilios, sustracción de vehículos a motor, tráfico de drogas, daños y hurtos. La gran mayoría de estos indicadores corresponden con los que establece la Oficina Europea de Estadística (Eurostat).

Junto con la presentación de los datos de criminalidad, el ministro del Interior ha anunciado los proyectos que en el campo de las estadísticas de criminalidad se van a adoptar en el año 2014 y entre los que destacan la publicación, a partir del balance del primer trimestre, de datos de las poblaciones de más de 50.000 habitantes, y la puesta en marcha de la Unidad de Información prevista en la Ley de Transparencia, para canalizar las peticiones de información que realicen los ciudadanos.