Unos 700 fallecidos, 1.000 desparecidos y 10.000 damnificados son las consecuencias de la rotura de la presa del Pontón Alto en el término municipal del Real Sitio de San Ildefonso. Palazuelos de Eresma, Tabanera del Monte, San Cristóbal de Segovia, La Lastrilla y Zamarramala ham sido anegadas por el agua, al igual que la capital, dónde incluso el agua llega  el Santuario de la Virgen de la Fuencisla, cuya talla tiene que ser rescatada. Por suerte todo ha sido un simulacro, el primero con carácter de emergencia nacional, considerado catástrofe, y que ha sido por primera vez interpretado íntegramente. 

Por su proximidad a la capital española y por las características propias de las localizaciones, Segovia fue escogida para desarrollar el simulacro organizado por la Unidad Militar de Emergencias (UME). Inundaciones, contaminación química y radiológica y contaminación medioambiental, han sido algunas de las adversidades a las que más de 2.500 efectivos han hecho frente organizados por las diferentes administraciones, desde la Junta hasta el Gobierno central.

Militares, Guardia Civil, Policía, Protección Civil, Cruz Roja, y muchas organizaciones más han participado a través de sus esfuerzos en este simulacro que han dotado a la zona colidante a la capital segoviana de un movimiento desenfrenado de prácticas «para estar preparados». UME destaca la necesidad de preparar a los efectivos con el fin de dotarles de la experiencia necesaria ante peligros como éstos y cuya experiencia se ha podido comprobar ya en el terremoto de Haití o de Lorca. 

Estas son las imágenes de la última jornada de #simulacroUME (hastag con el que se puede seguir en Twitter) y la visita del Príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

Solo pincha aquí y accede a nuestro álbum de imágenes.