Las nueve diputaciones provinciales de Castilla y León coordinarán la prestación de servicios, la mejora de carreteras o los medios de protección civil en zonas limítrofes e intercambiarán iniciativas en materia económica y cultural. Un documento, que fue firmado este lunes por los presidentes de las instituciones provinciales durante el encuentro que mantuvieron en Valladolid, recoge estos seis compromisos, que pretenden “rentabilizar” los recursos de que disponen.

Así lo indicó el presidente de la Diputación de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, quien sostuvo que el Gobierno está “asfixiando” a las instituciones locales por lo que aseguró que tienen que “ingeniárselas” para prestar los servicios a los ciudadanos. Indicó que el documento que pactaron recoge el compromiso de intensificar el trabajo conjunto de las diputaciones para mejorar el “día a día” de los ciudadanos que viven en zonas limítrofes.

El documento también prevé coordinar la extinción de incendios o las actuaciones relacionadas con la mejora de la red viaria. Además, incluye el impulsar acuerdos para aprovechar los recursos culturales y patrimoniales de las nueve provincias, así como el intercambio de experiencias sobre medidas de impulso a la economía de las zonas rurales o de estímulo de la calidad y competitividad del sector agrario y ganadero.

Ruiz Medrano también señaló que todos los representantes de las nueve instituciones provinciales de la Comunidad denunciaron la “incertidumbre” que sufren a la hora de elaborar los presupuestos para el próximo año ya que desconocen si la aportación del Estado se mantendrá o se recortará.

 

Endeudamiento

También pedirán al Gobierno de España que la limitación de endeudamiento el próximo año para las corporaciones locales, que recogía el decreto-ley de medidas extraordinarias para la reducción del déficit público, no afecte a las obras que estén ejecutándose de acuerdo a un programa de financiación plurianual o a aquellas que estén cofinanciadas por fondos procedentes de la Unión Europea, el Estado o el Ejecutivo autonómico.

De esta forma, las instituciones provinciales someterán a votación esta iniciativa que recoge una moción, aprobada por la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Así se acordó en la reunión que mantuvieron en el Palacio de Pimentel, sede de la Diputación de Valladolid, los presidentes de las nueve diputaciones. El texto, apoyado por todos los partidos, también reivindica una financiación “justa y suficiente”.

En el transcurso del encuentro, el segundo que se celebra en este mandato, el presidente de la Diputación de Zamora y portavoz de la FEMP, Fernando Martínez Maillo, explicó que las diputaciones se han “autolimitado” al pedir que la limitación de endeudamiento para 2011, que calificó de “injusta” ya que las instituciones provinciales sólo son responsables de un 0,5 por ciento del déficit público y de un seis por ciento de la deuda española, no afecte a las obras que se hayan iniciado o que cuenten con el respaldo de otras instituciones.

 

Financiación “estable”

Asimismo, Fernando Martínez Maillo aseguró que las entidades locales siguen siendo la “hermana pobre” de la administración pública. Por ello, demandó un marco de financiación “estable y permanente” y criticó que el Estado redujera el pasado ejercicio su aportación un 18,5 por ciento y que el vicepresidente tercero y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, posponga para después de 2011 la aprobación de una ley de financiación local. Además, pidió que las instituciones provinciales participen también en el reparto de la recaudación de los tributos cedidos a las comunidades autónomas.

 

Consideran que las diputaciones no son el problema

Los presidentes de las diputaciones de Valladolid y Zamora también criticaron la propuesta del ministro de Fomento, José Blanco, de eliminar las instituciones provinciales. Ramiro Ruiz Medrano indicó que no son el “problema esencial” de la economía española y aseguró que el Ejecutivo nacional trata de “desviar” la atención y puso de manifiesto la preocupación por la situación de los jóvenes, el campo, los autónomos o las empresas. Al igual, Martínez Maillo calificó este argumento de “peregrino”, “desafortunado” y “fuera de lugar”.

 

Asistentes

Al encuentro asistieron los presidentes de las instituciones provinciales de Castilla y León (Agustín González, de Ávila; Vicente Orden Vígara, de Burgos; Isabel Carrasco, de León; Enrique Martín, de Palencia; Isabel Jiménez, de Salamanca; Javier Santamaría, de Segovia y Fernando Martínez Maíllo, de Zamora), a excepción del presidente soriano, quien se encuentra enfermo. En su lugar, participó en la reunión el vicepresidente primero de la Diputación de Soria, Antonio Pardo Capilla.