Las Cortes de Castilla y León volvieron a abrir este domingo sus puertas “de par en par” para que los ciudadanos de la Comunidad pudieran sumarse a la celebración del XXVIII Aniversario del Estatuto de Autonomía. Pocos minutos después de las 11 horas, las alrededor de 150 personas que esperaban el comienzo de la jornada de puertas abiertas empezaron el recorrido por la sede del Parlamento regional, en cuyo vestíbulo fueron recibidas por su presidente, José Manuel Fernández Santiago.

El primero en entrar fue el presidente de la Casa de Castilla y León en Cantabria, Fernando Guerra, seguido de un grupo de más de 30 personas de esta misma agrupación, de excursión en Valladolid. Fernández Santiago los saludó a todos personalmente, interesándose por su viaje y de dónde eran, y comentando el buen día que hacía.

Junto a él, la secretaria primera de la Mesa de las Cortes, Mercedes Coloma; el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Jorge Félix Alonso, y el director general de Políticas Migratorias de la Junta, Félix Colsa, quienes también saludaron a los primeros visitantes uno por uno.

La primera parada del recorrido tuvo lugar en el Hemiciclo, donde Fernández Santiago dirigió unas palabras a los presentes, sentados en los escaños de los procuradores. El presidente de las Cortes destacó la importancia de esta jornada de puertas abiertas porque demuestra, más que nunca, que el Parlamento es “la casa de todos los ciudadanos”, por lo que invitó a todos los presentes a sentirse “cómodos”.

En esta línea, aludió a la “ceremonia extraordinaria” que tuvo lugar el pasado viernes en la que se entregó la Medalla de Oro a los municipios, que son la institución más cercana a los ciudadanos, pero remarcó que “la esencia de la fiesta” de cumpleaños del Estatuto de Autonomía es “abrir las puertas de las Cortes de par en par”. “Nosotros siempre decimos que ésta es una casa abierta pero ningún día es más cierto que hoy; estamos encantados de toda la gente que nos acompañada”, apostilló.

Ante los visitantes, Fernández Santiago quiso incidir en que “lo fundamental” es que en la sede del Parlamento regional “se trabaja mucho con la palabra y el diálogo”, y que todos los grupos políticos han “aprendido mucho de los pactos”. “El Hemiciclo es donde se celebran los grandes debates y se practica la democracia en estado puro”, apostilló.

Por otra parte, destacó el valor arquitectónico del edificio, donde prima la entrada de luz natural. El presidente de las Cortes apuntó que esto se ve claramente en el Hemiciclo, cubierto por un cubo de alabastro, una especie de “yeso traslucido” que confiere al espacio una iluminación muy especial. También aludió a la amplitud de esta sala “sin columnas”, a su gran acústica y a las bancadas con forma “almenadas”, única en Europa, así como al gran mosaico romano del siglo IV que preside la sala, encontrado en el solar donde se ubica el inmueble.

Por último, Fernández Santiago incidió en la “modernidad” del edificio, dotado con las últimas tecnologías. A este respecto, señaló que en los escaños de todos los procurados hay un ordenador que cuando no se utiliza permanece oculto dentro de la mesa y que las votaciones son automáticas a través de tres botones de colores colocados en cada escaño.

 

Fotos de recuerdo

Tras las palabras del presidente de las Cortes, éste y el resto de representantes institucionales se hicieron varias fotografías con el grupo de socios de la Casa de Castilla y León en Cantabria, y con otras personas interesadas en tener un recuerdo de esta jornada. La mayoría aprovechó la ocasión para sentarse en los sillones que habitualmente ocupan los procuradores e incluso subirse a la tribuna de oradores.

Después, los visitantes continuaron su recorrido por la sede del Parlamento regional, donde pudieron observar varias salas de comisiones, la biblioteca y el salón de actos, entre otros espacios. La “amplitud” y la “luminosidad” fueron los comentarios más habituales de los presentes, entre los que se predominaban las familias con niños y las personas mayores. Muchos indicaban además que el edificio es “más bonito por dentro que por fuera”.

Varios padres explicaron que habían aprovechado el buen día para que sus hijos conocieran el lugar donde “se hacen las leyes”, como señalaba un niño de diez años. “A mí me ha gustado todo”, comentaba por su parte la pequeña Sofía, quien había acudido a las Cortes dentro de un numeroso grupo compuesto por tres familias vallisoletanas con seis niños de diversas edades.

Aunque la mayoría de los pequeños no entendían muy bien para qué se utilizaba el edificio, sí estaban encantados con lo grande que era y la luz que entraba por los numerosos ventanales, y con poder sentarse en los cómodos sillones de los procuradores. “Es muy bonito”, señalaban.

 

Mayores y universitarios

También había numerosas personas mayores, como las vallisoletanas Adelina y Socorro, quienes comentaban lo “bonito” que es el edificio y la “diferencia” con la anterior sede del Parlamento regional, el castillo de Fuensaldaña. Y algunos universitarios, como Patricia y Antonio, quienes habían decidido ir a conocer las Cortes aprovechando la jornada de puertas abiertas. “Está bastante bien, es muy moderno y muy espacioso, pero el Hemiciclo parece más grande en las fotos que en directo”, comentaba Antonio.

Por su parte, el presidente de la Casa de Castilla y León en Cantabria, Fernando Guerra, y la presidenta de la Casa de Valladolid en esta Comunidad, Carmen Hernández, mostraron su satisfacción por esta visita, incluida dentro de una excursión a Valladolid para conocer las instituciones de la provincia y de la región, en la que también han visitado el Ayuntamiento de la capital y la Diputación Provincial.

Ambos reconocieron que entre los castellanos y leoneses que viven fuera hay “cierta nostalgia” aunque en su caso “cada vez menos” por la mejora de las comunicaciones. Guerra destacó además que en los últimos años, junto al tradicional “espíritu provincial”, cada vez es “más amplio el sentimiento de Comunidad”.