¿Quién no se ha quedado cerrado alguna vez o no ha podido entrar en casa porque la cerradura estaba averiada? ¿Quién no ha puesto nunca el grito en el cielo por lo que nos cobra un fontanero cuando arregla el grifo de la cocina? ¿cuánto pagamos por un avería en la línea telefónica? ¿a quién no se le ha estropeado alguna vez el televisor?.

La Organización de Consumidores y Usuarios ha realizado un estudio de los servicios de reparaciones urgentes en varias ciudades españolas, en donde afirma que los precios son abusivos y que, para una misma reparación, las diferencias en la factura son enormes.

Los servicios de reparaciones urgentes generan numerosas reclamaciones por dos motivos principalmente: precios abusivos y falta de información. La OCU quería averiguar en primera persona cuál era la situación en este sector y analizó el servicio prestado por 78 empresas de reparaciones urgentes para dos situaciones diferentes muy comunes: se llamó a un electricista (falta de luz en un domicilio) y se avisó a un cerrajero (las llaves se olvidaron dentro de la vivienda).

De esta forma se ha comprobado que muchos servicios de cerrajería y electricidad, aunque aparentemente se anuncien con distintos números de teléfono, se desvían hacía una misma centralita, desde la que se avisa a un cerrajero o electricista de la zona, siendo en estas situaciones cuando suele haber una menor información al usuario.

Así, la organización comprobó que la mayoría de servicios de reparación urgente no informaban del coste de la mano de obra, desglosado, que puede llegar hasta los 116 euros, precio totalmente abusivo a juicio de la OCU. En el caso de los electricistas, muy pocos facilitaron presupuesto orientativo, si bien es cierto que, dependiendo de la gravedad del problema, era difícil determinar el coste de la reparación. La OCU ha encontrado servicios de reparación que llegan a cobrar hasta 116 euros por desplazamiento, y eso sin que la reparación se realice. Si el consumidor no ha recibido presupuesto y decide no reparar la avería, tendrá de todas formas que abonar ese importe en concepto de desplazamiento.

La Organización de Consumidores, consciente de que en este sector existe libertad de precios, denuncia que éstos son totalmente abusivos y recomienda al consumidor:

* Apuntarse en el móvil los teléfonos de cerrajeros, fontaneros y electricistas de la zona, de este modo no se tendrá que pagar gastos de desplazamiento.

* Llamar siempre a más de un profesional. Las tarifas son libres y pueden variar mucho de uno a otro. Se pueden obtener ahorros superiores al 30%.

* Solicitar presupuesto previo y, en su defecto, exigir los costes de mano de obra y de desplazamiento; así como lo que le cobrarán en caso de rechazar el presupuesto.

* Cuando el técnico llegue a casa, pedir que confirme las tarifas. Es obligatorio tenerlas por escrito.

* Si han realizado la reparación sin presupuesto y es abusivo, no firmar el presupuesto y exigir una copia de la factura antes de pagar.

* Recordar que las reparaciones realizadas están garantizadas por 3 meses.