Las alcaldesas de la localidad segoviana de Zamarramala han abierto los actos festivos en honor a Santa Águeda con la petición del bastón de mando al alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes.

Ataviadas con el ‘traje de avisar’, las dos alcaldesas de este año, Mariluz Bermejo Gómez y Marisol Gil González, cumplieron con la ceremonia de visitar a las autoridades segovianas, a las que invitaron personalmente a participar en la celebración, que tiene lugar el próximo fin de semana.

El primero en recibir a las aguederas fue el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, quien las entregó su bastón de mando, como forma de representar la cesión de la autoridad que durante estos días ejercerán las mujeres de modo simbólico.

La fiesta de Santa Águeda se remonta en Zamarramala al año 1227, según la tradición. Desde entonces las mujeres de este núcleo segoviano gobiernan por un día, en el que entregan los galardones de ‘ome bueno e leal’ y ‘matahombres de oro’, para después proceder a la ‘quema del pelele’, que representa el poder machista.

Las dos representantes del concejo de aguederas estuvieron acompañados por el párroco de Zamarramala, Juan Santos Cuesta García, que participará por primera vez en esta festividad. Ante él trasladaron al regidor la necesidad de mejorar algunas calles e incrementar los servicios en el barrio incorporado, que este año recibirá a miles de visitantes a la fiesta.

Tras la visita al alcalde, las aguederas se reunieron también con el delegado territorial de la Junta en Segovia, Luciano Municio; y con el presidente de la Diputación, Javier Santamaría.

En la fiesta del próximo domingo se entregará el título de ‘Matahombres de Oro’ al actor Juan Echanove. El premio ‘Ome Bueno e Leal’ será para la Fundación Enresa, mientras que el pregón correrá a cargo del escritor y ceramista segoviano Ignacio Sanz.