La primera vidriera de la Catedral de Segovia que ha sido restaurada por el equipo de restauración del especialista Carlos Muñoz de Pablos, ya está expuesta al público desde el pasado 18 de diciembre.

La vidriera, correspondiente al Descendimiento (obra de Pierres de Holanda y Pierres de Chiberri, 1547), se presentó al público por primera vez hace 500 años. Su exposición significa una ocasión excepcional para poder contemplar esta obra de arte a una distancia corta y poder apreciar con detalle la compleja realización de una vidriera. La obra se muestra en la capilla de San Jerónimo hasta el mes de septiembre de 2011.

La previsión del Cabildo Catedral es presentar cada año una vidriera de las que se vayan restaurando, con el material explicativo correspondiente sobre sus características y valores principales. Esta actuación se enmarcar dentro del acuerdo establecido a principios de 2010 por el Cabildo y la empresa Vetraria Muñoz de Pablos con el que se inicia el Plan Director de Conservación y Restauración de las Vidrieras que, en siete fases diferentes, durará hasta el año 2016.

El equipo del vitralista Carlos Muñoz de Pablos se ocupa de frenar el deterioro y recuperar 120 vidrieras de la seo segoviana. En las labores trabajan Carlos Muñoz de Pablos, y sus dos hijos Pablo y Alfonso.

Por otro lado, se editarán una serie de publicaciones y se organizarán ponencias periódicas en diversos foros para difundir los conocimientos adquiridos en torno al estudio de estas vidrieras, el cual se llevará a cabo desde el punto de vista histórico, científico y plástico.

Según indicó la oficina para la promoción de Segovia 2016 iniciativas como ésta “acercan y hacen accesible el patrimonio a los ciudadanos de una forma diferente a la habitual”, lo cual representa uno de los objetivos que se recogen dentro del Programa 2016.