Dentro de su periplo por tierras españolas, los 225 jóvenes de 51 paises que componen la Ruta Quetzal BBVA de este año, doce de los cuales proceden de Castilla y León, visitaron recientemente Segovia, «un referente permanente en la historia de la ruta», en palabras de su creador y organizador, Miguel de la Quadra Salcedo.

Tras su visita a la ciudad del acueducto, tras aterrizar en Madrid procedentes de Perú, los expedicionarios continuaron hacia tierras navarras, donde conocieron los lugares de origen de algunos personajes importantes en la colonización de América, entre ellos Cabredo, cuna de Baltasar Martinez Compañón, convertido en eje vertebrador de la Ruta de este año.

Posteriormente se adentraron en el Parque Natural de Urbasa, donde pernoctaron en el conocido como ‘Bosque encantado’. De allí marcharon hacia San Sebastian, concretamente al vecino Puerto de Pasajes, donde les esperaba el Buque acorazado Anfibio ‘Castilla’, gemelo del ‘Galicia’, en el que navegaron expedicionarios anteriores. Desde el muelle, las propias lanchas de desembarco del del buque trasladaron a los jóvenes con todos sus pertrechos a la nave. Esa misma noche partieron rumbo a Guetxo, en las cercanias de Bilbao.

A la mañana siguiente, tras una emotiva recepción por las autoridades de Portugalete, marcharon a Bilbao para realizar una intensa visita cultural en la que no podían faltar la visita al Guggenheim ni un amplio recorrido por la parte antigua.

En la jornada de hoy, desembarcaron en Santander, desde donde partirán en dirección a los Picos de Europa, Fuentedé y el desfiladero del Cares. Tras unos días en plena naturaleza, embarcarán nuevamente en Llanes y, tras otras etapas por tierras asturianas y gallegas (Marín), terminaran su singladura en Lisboa. Desde allí y tras rendir homenaje en Trujillo a Francisco de Orellana, la expedición concluirá en Madrid.