El director general de Patrimonio Cultural de la Junta, Enrique Saiz, visitó  junto a representantes de la Cofradía y de la Junta Rectora del Santuario de Nuestra Señora de la Fuencisla el Centro de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, en Simancas (Valladolid), donde se rehabilita la imagen de la Fuencisla, cuyas joyas fueron robadas de su santuario el pasado 20 de enero y recuperadas por la Policía Nacional cuatro días después.

El 26 de enero, efectivos de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado detuvieron a dos hombres como principales sospechosos del robo, J.A.A., de 39 años de edad, y B.M.D., de 26. Desde entonces, ambos han negado su participación de un suceso cuyos detalles aún no han sido clarificados y siguen siendo objeto de investigación.

La imagen, ya ataviada con sus joyas, fue coronada el pasado 4 de marzo en la catedral de Segovia, en un acto multitudinario presidido por el nuncio del papa en España, Renzo Fratini, y concelebrado por el obispo de Segovia, Ángel Rubio. Se da la circunstancia de que la Virgen recibió su coronación canónica casi un siglo antes, en septiembre de 1916.

Tras un primer examen, y con el paréntesis de dicha celebración religiosa, los trabajos de restauración de la talla se reanudaron el 5 de marzo en el centro de Simancas, donde se sometió a la imagen a análisis químicos y técnicas físicas de diagnóstico con el objetivo de devolverle su apariencia original.

El robo de la Virgen se produjo a primera hora de la mañana, cuando los delincuentes escalaron la reja del presbiterio de seis metros de altura. Ya en el interior, accedieron al camarín a través del retablo y sustrajeron las coronas, que estaban atornilladas. Junto a ellas y la aureola, los ladrones arrancaron la mano del Niño, para sustraer la bola del mundo dorada.

Cuatro días más tarde, los perros de la Policía Nacional encontraron las piezas en una mochilla, oculta entre los matorrales y a escasos 300 metros del santuario. Dona y Mulder, como se llaman los canes, concluían así unas investigaciones que en los primeros días ya daban sus frutos.

Radiografías del proceso de restauración de la Virgen de la Fuencisla / ICAL