La Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades, a través del Comisionado Regional para la Droga, y la Consejería de Educación, a través del Área de Programas Educativos de la Dirección Provincial, ponen en marcha, un año más, su modelo combinado de prevención del consumo de drogas legales e ilegales entre los jóvenes, basado en la escuela, la familia y el ámbito extraescolar como antesala del ocio. Los programas ‘Discover y ‘Construyendo Salud’ se dirigen a los alumnos de 5º y 6º de Primaria y de Educación Secundaria Obligatoria, para dotar a los estudiantes de las habilidades personales y sociales necesarias para enfrentarse a situaciones en las que pueden tener que combatir el peligro del consumo de estas sustancias.

Ambos programas se basan en el conocimiento de que el consumo de drogas depende de múltiples factores, por lo que los jóvenes no solo reciben información sobre las diferentes sustancias sino que aprenden el desarrollo de habilidades personales y sociales (autoestima, aprender a decir no, toma de decisiones, habilidades para comunicarse, para relacionarse con sus iguales, etc).

Además, dentro del ámbito escolar existen otras iniciativas de la Junta vinculadas a ‘Discover’ y ‘Construyendo salud’. Son los programas ‘¿Te apuntas?’ y ‘¿Vivir el momento?’. Ambos se imparten fuera del horario lectivo y el objetivo que persiguen es que los adolescentes apliquen en su entorno (casa, barrio, amigos, etc.) alguna de las habilidades trabajadas en los programas escolares.

Para finalizar, la Junta de Castilla y León también promueve el plan ‘Moneo’ dirigido a padres y madres con hijos entre los nueve y trece años. El objetivo es señalar la importancia que tienen las familias y el deber de los padres de estar informados sobre todo aquello relacionado con las drogas, mejorando para ello sus habilidades educativas y aclarando su posición en relación al consumo de alcohol, tabaco y otras drogas.

El consumo de sustancias ilegales entre los adolescentes ha descendido en los últimos años, aunque no ocurre lo mismo con el consumo de tabaco y alcohol. La edad de entrada de forma experimental en el mundo de las drogas se mantiene en los 13 años para las drogas legales, 14 para el cannabis y 15 para el resto. Educar a los individuos para que mantengan relaciones responsables con las drogas es uno de los grandes objetivos de la prevención.

Familias, centros educativos y alumnos tienen la oportunidad de buscar una mirada preventiva que potencie los factores de protección con los que puedan enfrentarse a la problemática general propia de su tiempo y, en especial, a los usos culturales que han colocado al alcohol y otras drogas en el centro del ocio. El plazo para que todos aquellos centros educativos que lo deseen participen en los programas ‘Discover’ y ‘Construyendo salud’ se encuentra actualmente abierto. Toda la información para participar podrán encontrarla en la Dirección Provincial de Educación, situada en la calle José Zorrilla, 38, antes del 27 de octubre.