La estación de La Pinilla ha abierto sus instalaciones este sabado, aunque únicamente para uso turístico, debido a la escasa cantidad de nieve acumulada. En cuanto al puerto de Navacerrada, también permanece cerrado aunque el telesilla de Guarramillas o de la Bola del Mundo abrirá los fines de semana, festivos y puentes, siempre que las condiciones meteorológicas lo permitan. “Esperamos continuar con la producción de nieve en la zona baja de la estación, y esperamos también que caiga alguna nevada más que permita la apertura de las pistas de la zona alta”, señalaron los gestores de la estación.

El gerente de la estación de La Pinilla, Ramón Valle, mantiene que las expectativas son buenas pese a que no han podido aprovechar el puente. El complejo se encuentra ubicado en el macizo de la Sierra de Ayllón, término municipal de Cerezo de Arriba. Según fuentes del complejo, la nieve acumulada no es suficiente para garantizar la práctica del deporte blanco por lo que sólo abrirá durante el puente para uso turístico. El complejo se sitúa en el valle que forman las laderas del Pico de Lobo (2.273 metros), punto culminante de la Sierra de Ayllón y las cumbres secundarias del Alto de las mesas (2.257 metros). El área esquiable se divide en recorridos según el nivel de los usuarios aunque las más importantes ascensiones son: Pico del Lobo (2.273 metros), Alto las Mesas (2.257 metros) y el Cervunal (2.247 metros).

 

Bye-bye al Puente en la comunidad

Las estaciones de esquí de Castilla y León han tenido que decir ‘adios’ al puente ya que la escasez de nieve que acumulan en sus pistas no les han permitido abrir sus puertas este fin de semana de diciembre, uno de los más propicios para la práctica del deporte blanco y que suele atraer hasta estas instalaciones invernales a miles de usuarios. Dos temporales han dejado un ligero manto blanco, que amenaza la lluvia y las altas temperaturas en San Isidro, Leitariegos en León; Lunada (Burgos), La Covatilla (Salamanca), Santa Inés (Soria) y La Pinilla (Segovia).

De esta forma, las instalaciones de la Comunidad no podrán hacer una gran caja y colgar el cartel de completo como en el año anterior, en el que las nevadas fueron copiosas y regulares durante el otoño, el invierno y la primavera. Hace un año las estaciones desafiaron la crisis económica y encararon este puente poniendo buena cara al mal tiempo y consiguieron batir record de asistencia. Sin embargo, en las últimas semanas la climatología ha sido más benévola por lo que la Cordillera Cantábrica, el Sistema Central y el Ibérico no acumulan gran cantidad de ‘oro blanco’.

Por tanto, los esquiadores de la Comunidad así como de otras autonomías limítrofes e, incluso de Portugal, tendrán que mantener guardados todavía sus equipos hasta que los copos dejen una estampa blanca en las zonas de montaña habilitadas para el esquí. Por tanto, la mayoría de los complejos invernales aplazan su apertura ante la escasez de nieve aunque abren con uso turístico sus instalaciones. Los amantes del deporte blanco sólo podrán deslizarse por una pista de La Covatilla (Béjar, Salamanca) y Santa Inés (Soria).