Voluntarios de la asociación protectora de animales El Refugio, con sede en El Espinar (Segovia), han rescatado a una perra que estuvo quince días cuidando a otro perro que murió atropellado en la carretera SG-500, entre El Espinar y Ávila. Según informó  la asociación El Refugio, la historia ha terminado con el rescate de la perra, de nombre ‘Dulcinea’, que espera ser adoptada por alguna familia.

La alerta la lanzaron algunas personas que pasaban a diario por la carretera que va de Ávila al Espinar, camino de sus trabajos. Veían a ‘Dulcinea’, una perra de color blanco y gris, mestiza, de aproximadamente un año de edad, que se jugaba la vida entre los camiones y coches por proteger a su compañero que no tuvo tanta suerte y yacía muerto en la cuneta, informa Ical.

Tras las llamadas de todas estas personas inquietas y preocupadas porque ‘Dulcinea’ también pudiera morir atropellada, acudieron varios voluntarios de El Refugio a intentar cogerla con una cerbatana. El primer día fue imposible. ‘Dulcinea’ esquivó los dos dardos que disparó una de las voluntarias de El Refugio y ya fue imposible acercarse a ella. Al día siguiente, con la seguridad de que allí seguiría ‘Dulcinea’ acompañando a su amigo muerto, voluntarios de El Refugio acudieron nuevamente, coincidiendo con otras personas que también estaban intentando cogerla. En esta ocasión el animal tuvo suerte y no consiguió esquivar los dardos anestésicos y ahora está en las instalaciones de El Refugio, en El Espinar, esperando una familia que la adopte.

“Ésta es la realidad de miles de perros que mueren atropellados en nuestro país. ‘Dulcinea’ ha tenido mucha suerte, está en perfecto estado y ahora lo que queremos es encontrarle una familia que la adopte”, manifestó Nacho Paunero, presidente de El Refugio.