La Patrulla Verde, una de las secciones que integran la Policía Local de Segovia realizaba, a lo largo de 2012, 445 informes, la mayor parte por ocupación de la vía pública (171) seguido de temas relacionados con el medio ambiente (68), transporte y tráfico (37) y urbanismo (20).

Se contabilizaban 97 infracciones a las Ordenanzas Municipales, frente a las 79 que se registraban en el 2011. Del total, 83 de ellas se referían al control de vertidos, 21 más que el año anterior.

Otra de las funciones de la Patrulla Verde es vigilar las zonas utilizadas por los perros y sus dueños para comprobar que se realiza un uso adecuado de estos lugares y que se cumple la Ordenanza Municipal Reguladora de Tenencia y Protección de los Animales Domésticos (2006).

De lunes a domingo y de manera aleatoria, zonas y horarios, la Unidad de Servicios Especiales de Policía Local realiza esos controles a la vez que conversan con los propietarios de los animales y pasan el lector de microchip por los perros para comprobar que lo tienen implantado y que cumplen la normativa.

En el último trimestre de 2012, octubre-diciembre, la Patrulla Verde intensificaba los controles. Los 90 realizados se traducían en 258 identificaciones (de perros y de sus dueños) y 4 denuncias. A lo largo de todo el año se formulaban 13 denuncias.

Las principales causas de esas denuncias son: llevar los perros sueltos, la no recogida de los excrementos de los animales y el no tenerlos correctamente identificados.

Sus dueños deben hacer un uso adecuado de los denominados «Pipi-can», zonas habilitadas para que los perros realicen sus necesidades fisiológicas, de donde deben retirar los excrementos. En la actualidad existen 11 evacutorios caninos situados en: la calle San Millán, la arboleda de San José, la Plaza de José Zorrilla, la Plaza de Santa Eulalia, la de la Merced, el Jardín de las Delicias en San Lorenzo, el Paseo de El Salón, los Altos de Chamberí, el Parque del Pirulí en Nueva Segovia, el Jardín de Santo Tomás y el jardín de la calle General Santiago, el último instalado el pasado mes de junio.

Además, recogían 37 animales abandonados de los que 22 se entregaban a la protectora y 15 volvían a sus propietarios.

Esta son sólo dos de las funciones que realizan la Patrulla Verde. Los agentes controlan también la existencia de vehículos abandonados. En el 2012 se levantaban 73 actas frente a las 54 de 2011, cifras muy por debajo de las registradas en años anteriores en los que el número ascendía a 138, 161 o 164 actas de abandono.

El año pasado de esas 73 actas, 46 se materializaban en la retirada de los vehículos al depósito situado en la campa de FCC y de ellos 33 terminaban en el desguace.

Vigilar el uso correcto del mobiliario urbano y del cumplimiento de la normativa en materia de caza y comercio de animales, así como realizar controles preventivos de ruidos por vehículos de motor son otras de las funciones de la Patrulla Verde de Segovia que se ponía en marcha en 2005.

La Patrulla Verde continuará con su actividad a lo largo de este año en el que, entre sus objetivos, destaca la realización de Inspecciones en Talleres de Vehículos.

La colaboración de todos y atender las indicaciones de los agentes de la Patrulla Verde es fundamental para mantener la ciudad limpia y para hacer posible que moverse por sus calles resulte agradable y seguro.