En el Pleno ordinario de mayo, celebrado en el Ayuntamiento de Segovia, el Gobierno municipal Socialista, aprobó con el apoyo del concejal de Izquierda Unida, Luis Peñalosa, y el voto en contra del grupo Municipal Popular, una nueva Ordenanza de ruidos y vibraciones. Según se ha apuntado desde el Partido Popular, “esta Ordenanza no aborda el principal causante de la contaminación acústica en nuestra ciudad, que no es otro que el excesivo ruido producido en las mismas zonas de ocio nocturno y determinados comportamiento incívicos”. El Grupo Popular, ha añadido que tal normativa, “inclumple el precepto que exige la Ley 5/2009 del Ruido de Castilla y León”, que establecía un plazo de tres años para adaptarse a la nueva normativa autonómica, ya que “ha sido aprobada un año después del máximo fijado”.

“La principal carencia de esta ordenanza, es la falta de regulación concreta y precisa de la potestad del Ayuntamiento y el procedimiento para declarar las posibles zonas acústicamente saturadas, así como la adopción de las correspondientes medidas correctoras”, lo que pone de manifiesto “la falta de compromiso en la resolución de este grave problema por parte de Gobierno Municipal del PSOE y de IU”, tal y como se ha apuntando desde el partido.

Los populares creen que, “siendo una Ordenanza necesaria e imprescindible, dista bastante de ser la solución a un problema que sufren muchos segovianos”. El Grupo Popular elaboró una propuesta que hizo llegar al Gobierno Municipal, con quien tuvo conversaciones buscando el consenso, al objeto de recoger en la Ordenanza  la regulación concreta y precisa para las zonas que pudieran resultar acústicamente saturadas de nuestra ciudad, pero fue rechazada tanto por PSOE como por IU.

los problemas acústicos se encuentran entre los principales motivos de queja manifestados por los ciudadanos en los medios de comunicación, en el servicio municipal de detención al ciudadano, y a través de las asociaciones vecinales y el defensor del ciudadano. por todo ello, los concejales populares opinan “que es un deber del Ayuntamiento, tratar de conciliar el derecho al descanso con el disfrute del ocio”

La Ordenanza, una vez publicada en el Boletín Oficial de la Provincia, entrará en período de alegaciones, por espacio de treinta días hábiles, por lo que el Grupo Popular se pone a disposición de ciudadanos y asociaciones vecinales para cuantas aclaraciones necesiten y facilitarles,  si lo desean,  su propuesta.