Un grupo de siete alumnas del instituto Peñalara de La Granja (Segovia), acompañadas del director y el jefe de estudios del centro, se encuentran retenidas en Bruselas, al no poder regresar en avión desde el pasado sábado, debido a la nube volcánica que obligó a cerrar de nuevo el espacio aéreo del norte de España.

Las estudiantes se habían desplazado a la capital belga el domingo 2 de mayo en un viaje del programa de intercambio cultural y educativo de la iniciativa “Comenius”, en el que participan junto a centros de educación Secundaria de Bélgica, Suecia e Italia.

La vuelta a España estaba prevista para el pasado sábado a las 18,25 horas en un vuelo de la compañía Ryanair, pero según explicaron los docentes del instituto, sin que se les diera ninguna explicación y a pesar de que sabían que el aeropuerto de Barajas (Madrid) se encontraba abierto, Ryanair canceló el vuelo hasta el día siguiente. Al día siguiente, ayer domingo, tras haber pasado la noche en las casas de las familias que han acogido a las escolares y los dos profesores en un hotel, Ryanair anunció el vuelo de regreso vía Valladolid para las 18,25 horas. “Nosotros sabíamos que el aeropuerto de Valladolid estaba cerrado por la nube volcánica, por eso no entendíamos que anunciaran el vuelo a la capital vallisoletana. De hecho, a los dos minutos de estar en el avión, se canceló el viaje, por el cierre del aeropuerto”, explicó el jefe de estudios del instituto Peñalara. Después de pasar una noche más en Bruselas, los profesores han optado por buscar otra vía de regreso a España, ya que la alternativa que les ofrece la compañía aérea es un vuelo vía Zaragoza este miércoles, cuando la agencia europea para el control del tráfico aéreo está anunciando que las zonas de alta concentración de ceniza pueden desplazarse en dirección noreste, desde el Atlántico a la Península Ibérica.

Finalmente el grupo partirá hoy a las 14,30 horas desde Bruselas en autobús, en dirección a Madrid, donde llegarán mañana sobre las doce del mediodía, tras un largo viaje.

Los profesores han criticado la actitud y la falta de soluciones de la compañía Ryanair, que han calificado de “fantasma”, “porque no hay persona física que te atienda ni en el aeropuerto ni por teléfono”, aseguran. Tienen previsto denunciar la cancelación del vuelo del sábado, a pesar de que Barajas estaba abierto, y confían en que todo se quede en una “pesada aventura”.