El domingo 20 de noviembre se celebra el día Mundial de la Infancia, por este motivo la Sindicato de enfermería de Segovia destaca la importancia de estas profesionales en los centros educativos. Además, considera que la salud infantil y juvenil debe convertirse en una cuestión prioritaria en las políticas preventivas y que ésta debe comenzar en edades tempranas, durante su permanencia en los centros educativos: “Está demostrado que los hábitos que se adquieren en edades tempranas perduran en el tiempo, por lo que promover hábitos de vida saludable en la escuela es la mejor forma de evitar enfermedades futuras y los profesionales de enfermería son el personal más cualificado para llevarlo a cabo”, según explica Alejandro Laguna, Secretario General del Sindicato de Enfermería y portavoz de esta organización.

Datos actuales destacan que España se sitúa a la cabeza de los países europeos en obesidad de niños y jóvenes. Por ellos, desde la Organización Mundial de la Salud se plantean políticas y planes integrales de prevención mediante la promoción de un estilo de vida saludable que incidirá, por ejemplo, en un menor desarrollo de diabetes (el 90% de los casos de diabetes se da en personas con sobrepeso). Por lo que «la educación para la salud es, sin duda, una de las áreas primordiales de intervención enfermera, siendo los centros escolares uno de los ámbitos en los que la presencia de la enfermería es, cada vez, más necesaria”, especialmente cuando las políticas educativas promueven la integración de niños y jóvenes con patologías diversas (diabetes, intolerancias alimentarias varias, espina bífida) o se hace necesaria la administración de medicación.

Desde el SATSE, se indica que en las edades entre 0 y 14 años los accidentes infantiles son la primera causa de muerte de los niños y niñas. En estas edades hay más muertes por lesiones que por la suma de todas las demás enfermedades infantiles. Y estos accidentes se producen en un 15 por ciento en la escuela: «No se considera un privilegio la presencia de una enfermería cuando se produce un accidente en el colegio –muy habituales por otra parte– y éste dispone de un profesional cualificado para atenderlo y capaz de valorar si necesita atención en otro ámbito asistencial (centro de salud u hospital)».

La labor de la enfermería también abarca otros ámbitos de actuación como la concienciación de que determinados hábitos de comportamiento, como el consumo de alcohol o tabaco que puede tener consecuencias negativas para la salud en el futuro. Además también permite formar en una correcta educación sexual que promueve una sexualidad más completa y responsable.