Alrededor de 200 personas vinculadas al sector de la hostelería del ocio nocturno de Valladolid reclamó hoy en la calle ayudas a la Administración regional después de que “les obliguen a hacer medias jornadas que no compensan y prohíban trabajar sin dar soluciones”. Además, pidieron “no criminalizar” a todo un ámbito económico “porque unos pocos lo hagan mal”.

Así lo trasladó el presidente de la Asociación Más que Bares, Víctor Morgan, en una manifestación celebrada en la Plaza Mayor y calles aledañas que congregó a cientos de personas frente a las nuevas restricciones de horario implantadas por la Junta de Castilla y León.

A la espera de conocer la aclaración del anexo, Morgan confió en que la Junta “intentará equiparar licencias para que bares de noche puedan abrir”. “Espero que lo hagan porque si no todos los bares musicales o especiales…”, aseveró en declaraciones a Ical.

Morgan aseguró que el sector entiende que existe un “problema de salud importante”, pero incidió en que la “gran mayoría de los bares están cumpliendo con las medidas y haciéndolas cumplir a los clientes”.

También remarcó que el concepto de “ocio de noche son muchas cosas”, también el ‘botellón’ y las fiestas privadas en casas privadas, y “eso no se puede controlar”. “Hay muchos aspectos donde nos podemos contagiar y no sólo es un bar. Te puedes contagiar en muchos sitios y no solo de noche. Nos quieren meter en el saco de los malos cuando hacemos todo lo que nos han dicho desde el principio e instamos a la gente a que lo haga”, defendió.

Igualmente, señaló que a la protesta de hoy, para la que ha sido necesario superar un filtro de la Consejería de Sanidad que exige un máximo de mil personas, asistieron no sólo responsables de establecimientos hosteleros, sino también distribuidores, taxistas, fruteros y “muchos otros que dependen del sector”. Para garantizar que la afluencia no pasara del millar de personas, la asociación formó un grupo de trabajo para controlarlo in situ. Más que Bares contó también con el respaldo de la Asociación Provincial de Hostelería de Valladolid, a pesar de no ser convocante, una “lucha común” cuyo favor se devolverá el sábado, cuando éstos convoquen a las 19 horas otra movilización que será conjunta en toda España.