Achraf Azraidi, alumno de “Factor E” del Ayuntamiento de Segovia, ha conseguido un empleo de camarero en el Restaurante José María. Vecino de Segovia de 20 años, con un nombre difícil de pronunciar por un español, Achraf Azraidi, procede de Tánger (Marruecos). Hace 7 años, con sólo 14, cruzó las fronteras entre África y Europa y llegó a nuestra ciudad. Aunque era un niño, Achraf ha sido suficientemente adulto y maduro para darse cuenta que en España se le abría una oportunidad para crecer y progresar, y la aprovechó. De hecho, aprobó todos los cursos de Educación Secundaria Obligatoria para después empezar estudios de Grado Medio de Formación Profesional que aún está pendiente de finalizar.

Por su físico podemos intuir que no es español, no por su oratoria porque se expresa en español de forma fluida y clara, con desparpajo y un vocabulario rico en expresiones. Si alguno de estos días decide acudir al Restaurante José María puede que sea su camarero, le atienda con total profesionalidad y que usted recuerde su velada, además de por el menú, por el trato correcto y cortés del camarero que le atendió.

Durante 2009 y 2010 Achraf ha sido una de las 150 personas que han formado parte de “Factor E”, el proyecto de formación y empleo gestionado y subvencionado por el Ayuntamiento de la capital y el Fondo Social Europeo. Tras realizar su curso ha conseguido un empleo, respondiendo así satisfactoriamente a la filosofía y objetivos de estas ayudas europeas destinadas a la inserción laboral de aquéllas personas con más dificultades para encontrar un trabajo o que se encuentran en riesgo de exclusión social.

En concreto, este joven participó en la acción formativa “Experto en Excelencia Gastronómica”, curso de 1.195 horas para cualificar camareros de sala desde “la excelencia”, con una formación amplia y diversa en numerosos ámbitos de la hostelería y turismo, como las funciones básicas en una sala, almacenaje, vinos, nutrición, inglés o atención al cliente, entre otros.

Al igual que todos los cursos de “Factor E”, este contó con una fase de contenidos teórico-prácticos más otra de prácticas laborales en empresas o instituciones, momento en el que el alumno pone en práctica los conocimientos que ha adquirido, demuestra su motivación, compromiso y ganas de trabajar, para tener una oportunidad de empleo.

Achraf realizó satisfactoriamente sus prácticas en uno de los restaurantes más conocidos de la capital, José María, transmitiendo a sus tutores las habilidades adquiridas y mejorando día a día en la profesión. Este periodo sirvió a los responsables de este establecimiento como periodo de prueba para evaluarle positivamente y decidir ofrecerle un puesto de trabajo.

“Desde el principio participa en todas las tareas del restaurante”, comenta Fulgencio Galindo, Jefe de Sala que no duda en destacar las cualidades de este joven camarero. “Su capacidad de adaptación, elegancia y corrección. Además, se ha notado que teóricamente viene formado porque ya conoce y participa en todas las tareas del restaurante”.

Desde su sector, Galindo no duda en calificar estas iniciativas como muy positivas “ya que hasta ahora en hostelería no se ha demandado gente cualificada” y cree que ya es hora de que se atienda esta demanda. “Es bueno que la gente que trabaje en esta profesión tenga unas bases para empezar y antes nunca hacía falta”.

Esta es una muestra de la colaboración de las empresas de Segovia que en este último periodo, han sido más de 60 las que han recibido al alumnado de “Factor E” y, aunque aún no han finalizado todos, los primeros datos apuntan a una buena inserción y, al igual que Achraf, están consiguiendo una oportunidad.

“El sector empresarial segoviano siempre ha mostrado su apoyo e implicación en la formación que se gestiona por la Concejalía de Empleo. “Factor E” tendría muy difícil alcanzar sus objetivos sin este respaldo de las empresas”, comenta el responsable de esta concejalía, Óscar Alonso.

Desde el principio Achraf se ha sentido como uno más. “Como cualquier camarero preparo las mesas, las levanto o atiendo y sirvo a los clientes”. Destaca de su empresa la organización interna “sabes a la hora que entras y que sales, todo está organizado y fijo. Además, tienes dos días y medio de descanso”, concluye.