La Sanidad castellano leonesa continúa montándose en el carro de la tecnología de Internet a través de la paulatina implantación de la historia clínica electrónica única para atención primaria y especializada. La Consejería de Sanidad prevé que en el plazo de dos años el proceso finalice plenamente.

De momento, el Complejo Asistencial de Ávila lidera el proyecto piloto en este sentido, al que se irán sumando el resto de hospitales de la Comunidad Autónoma, según ha avanzado el consejero del ramo, Francisco Javier Álvarez Guisasola, quien precisó que en los de León, Valladolid y Burgos ya se trabaja en este sentido.

Además, también ha precisado que en el 92 por ciento de los centros de salud y de los consultorios locales de mayor población, los ciudadanos ya se benefician de este sistema, que quedará implantado de manera integral una vez que la banda ancha llegue a todos los municipios, en especial a los de menos de 500 habitantes. Hoy, en estas localidades con menor población asignada y que suman 1.518 consultorios se utilizan otros sistemas diferentes a través de ordenadores portátiles.

El consejero, que inauguró una jornada sobre las nuevas herramientas de ayuda a la gestión clínica en atención primaria para gestores y coordinadores de Atención Primaria, destacó que hoy Castilla y León está “a la vanguardia” en la implantación de la historia clínica electrónica, más aún, teniendo en cuenta que además participa en un proyecto piloto con otras cinco autonomías para desarrollar el modelo en el conjunto del Sistema Nacional de Salud.

Con este sistema informático, denominado MedoraCyL, se desarrolla “todo el potencial que ofrece la utilización de las nuevas tecnologías, con las que la historia clínica electrónica deja de ser un mero soporte masivo de datos clínicos y se convierten un elemento que ofrece pautas al profesional en la toma de decisiones, en función de las necesidades del paciente”.

Así, además de poder consultar los datos propiamente dichos del paciente sobre procesos clínicos y pruebas diagnósticas, la herramienta incluye un nuevo módulo de prescripción de medicamentos por denominación oficial española por principio activo. Además, es un sistema automático para la codificación y ayuda al diagnóstico de forma precisa, mediante un sistema inteligente que tiene en cuenta las raíces semánticas, los sinónimos y las frecuencias de cada una de las patologías, lo que supone que el profesional se centra en diagnosticar y el sistema en codificar.

También, la herramienta incluye un nuevo módulo de tratamiento de guías asistenciales, que son un instrumento de apoyo al profesional en su consulta, puesto que le facilitan su trabajo y le orientan con base en protocolos, guías de práctica clínica y otros documentos establecidos en el SNS.

Finalmente, el MedoraCyL está integrado con la Inspección Médica, lo que facilita agilizar la gestión de los partes de Incapacidad Temporal; ofrece datos para el estudio, análisis y gestión de casos; permite la petición de analíticas directamente al hospital desde el centro de salud; el control y gestión de tiras diabéticas; registro de vacunas y comunicación telemática, etc