La Guardia Civil de Segovia desarticuló una importante red dedicada al tráfico de drogas en la provincia y ha detenido a 17 personas. Ha sido el resultado de la operación ‘Wifi’, que se ha saldado también con la intervención de cinco vehículos, 1.600 gramos de hachís, 201 de cocaína, 17.000 euros, 30 teléfonos móviles y diversos utensilios para el pesaje, elaboración y manipulación de droga.

Según informó la Subdelegación del Gobierno en Segovia, la operación ‘Wifi’ comenzó a mediados de julio del año pasado, con la investigación de venta de sustancias estupefacientes en El Espinar, Segovia y otras localidades de la provincia, así como de Ávila. La Guardia Civil pudo entonces comprobar que un grupo organizado de Collado Villalba y Parla (ambas de Madrid) se dedicaba al tráfico de drogas, principalmente de hachís y cocaína, en El Espinar. También vendía estupefacientes en estas dos localidades madrileñas.

Ya en abril de este año, se desarticularon algunos grupos de esta red organizada, y se realizaron registros en domicilios de El Espinar, Revenga, Ortigosa del Monte y Villalba, donde también se registró un establecimiento hostelero. En esta primera fase de la operación ‘Wifi’ la Guardia Civil detuvo a nueve personas, O.C., de 32 años de edad; M.D, de 34; y V.S.L, de 28, vecinos de El Espinar; M.Y., de 40 años y vecino de Revenga; S.M., de 36 y vecino de Ortigosa del Monte; M.E., de 36 años y vecino de Hontanares de Eresma; F.O.L., de 20 años y vecino de Hoyo de Pinares (Ávila); y A.A., de 36, y R.R.C., de 41, ambos vecinos de Collado Villalba. Se incautó entonces droga de gran pureza, así como 17.000 euros, cinco vehículos, balanzas de precisión y diversa documentación relacionada con la venta de este tipo de sustancias estupefacientes.

La segunda fase de la operación se desarrolló hace unos días, en distintas localidades de la Comunidad de Madrid y, como resultado, se detuvo a ocho personas, A.A., de 41 años; M.K., de 34; F.B., de 24; A.Y., de 35 años; A.A., de 29 años; S.T., de 27; M.A., de 36; y M.B., de 36.

Todos formaban parte de la red organizada que introducía la droga en pequeñas cantidades por el Puerto Marítimo de Algeciras (Cádiz) y el Aeropuerto de Barajas (Madrid). La droga se distribuía posteriormente en las localidades segovianas.

Los agentes detuvieron a estas personas cuando trataban de introducir las sustancias estupefacientes, en el interior de su organismo, en el aeropuerto de Barajas. La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción número 4 de Segovia. La operación sigue abierta y no se descartan nuevas detenciones.