Ilusión, nervios y muchas lágrimas. La Gimnástica Segoviana vive su momento más dulce, tras años de sufrimiento en el ámbito deportivo y económico. Cuando todo parecía imposible, el sueño se hizo realidad. Hoy, en Logroño, todos han demostrado estar por encima del equipo riojano pero un jugardor, Anel, ha hecho historia marcando los tres goles que han hecho posible el ascenso del conjunto azulgrana a Segunda División B. El partido disputado en el campo de fútbol Mundial82 contra la Sociedad Deportiva Logroñés ha valido para que el equipo segoviano ascienda de categoría.

La familia Gimnástica no puede evitar la emoción: «Esto es historia, estamos todos llorando, abrazados, nos lo merecíamos», asegura José Minguela, uno de los almas del equipo azulgrana. La afición, que ha ido en autobuses y coches particulares, inundan las redes sociales con felicitaciones a los jugadores que, este tiempo, han trabajado. Doce años después y tras estar al borde de la desaparición la Gimnástica Segoviana volverá a jugar en Segunda B, con una necesidad: apoyo económico de empresas y administraciones, como ya explicaba en la Asamblea General el presidente de la Junta Gestora, Fernando Correa, a preguntas de los socios.

Ponferradina, Cultural Leonesa, Zamora, Salamanca, Guijuelo, Arandina, Burgos y Palencia junto con la Gimnástica serán los equipos de Castillla y León en segunda división B, que ahora se enfrentarán con conjuntos de todo el país. 

 

Fotografías de @lagimnasticas y @nachobarrio