El Parlamento Europeo ha aprobado una resolución en la que pide a los Estados miembros que reconozcan la violación de mujeres, en particular dentro del matrimonio y en las relaciones íntimas no oficializadas, como infracciones penales. Los diputados también insisten en que las tradiciones o religiones no pueden servir de atenuante a las prácticas machistas y exigen una directiva para luchar contra todas las formas de violencia contra las mujeres.

En la resolución, los eurodiputados también piden a la Unión que garantice el derecho a la ayuda y la asistencia para todas las víctimas de violencia y, en particular, de la trata de seres humanos. Asimismo, pide establecer mecanismos para facilitar el acceso de las mujeres víctimas de la violencia de género y de las redes de tráfico de seres humanos a una asistencia jurídica gratuita que les permita hacer valer sus derechos en toda la Unión.

Por otro lado, la Eurocámara reclama a los Estados miembros que tengan en cuenta las circunstancias específicas de algunos colectivos de mujeres que son especialmente vulnerables a la violencia, como las que pertenecen a minorías, las mujeres inmigrantes, las refugiadas, las mujeres que viven en la pobreza en comunidades rurales o aisladas.

Igualmente, el texto pide a los países de la UE que adopten medidas adecuadas para poner fin a la mutilación genital femenina y procesen a todas las personas que la practiquen.