Una exposición organizada por la Obra Social de Caja Segovia y el Centro Nacional de Educación Ambiental (Ceneam), pone de manifiesto la dureza de la vida que llevan a cabo los pastores nómadas, y la importancia en el medio natural. Bajo el título ‘Nómadas y trashumantes’, la muestra recoge una treintena de fotografías y un vídeo en las que se plasman las características del oficio milenario de los pastores nómadas.

La muestra que se encuentra en el Centro Los Molinos, del barrio de San Lorenzo, permanecerá abierta hasta el próximo 25 de junio.

Se trata de una exposición itinerante surgida a partir del I Encuentro Mundial de Pastores Nómadas y Trashumantes que se celebró en La Granja de San Ildefonso en 2007 y que pretende mostrar, a lo largo de 35 fotografías, la realidad actual de esta labor tan arraigada en Castilla y León.

Además de las imágenes, que refleja cómo se desarrolla esta actividad en la Península ibérica, también repasa la labor en Kenia, Mali, Etiopía e Irán. El audiovisual muestra cómo ha evolucionado la trashumancia en España durante cientos de años.

En total, casi la mitad de las tierras del planeta son zonas áridas, con abundancia temporal de pastos tras períodos prolongados de sequía. En estas regiones habitan unos 250 millones de personas nómadas y trashumantes, perfectamente adaptadas desde hace siglos al aprovechamiento de los recursos naturales sin degradarlos, conservando unas culturas milenarias, razas ganaderas autóctonas, ecosistemas singulares y una diversidad biológica de valor incalculable.

Sin embargo su futuro está «muy amenazado» por políticas que impiden la movilidad del ganado y ocupan territorios nómadas para usos agrícolas, industriales o urbanos. Por ello, para que no se pierda este legado cultural, la Unión Europea apoya la continuidad de esta labor.