La crisis económica ha provocado la desaparición de más del 15 por ciento de las empresas dedicadas a la madera el año pasado, según los datos aportados por del presidente de la Agrupación Segoviana de Empresarios de la Madera (Asem), Luis Comyn. Así lo señaló durante la celebración de la fiesta patronal de San José que reunió a los profesionales del sector en el encuentro anual en el que comentan la actualidad de su gremio.

A juicio de Comyn, en Segovia existen unas 130 empresas de diversos tamaños, entre autónomos y grandes, aunque son poco numerosas, pero en el año 2010 “han desaparecido más de un 15 por ciento de las empresas, lo que es una barbaridad”, dijo. En este sentido, apuntó que con los recursos que existen en la provincia no tenían que desaparecer, “sino al contrario; tenían que incorporarse nuevas empresas al ámbito empresarial y no está sucediendo. Estamos perdiendo unos años muy valiosos”, advirtió.

El sector de la madera da empleo en la provincia a unas 2.000 personas de modo que se trata de “un sector con cierto peso, una cantidad importante”, agregó el presidente de los empresarios de la madera, que lamentó que la crisis no sólo haya hecho desaparecer empresas, sino una reducción de la actividad. “Estamos muy parados todos”, dijo y lo ilustró con la pérdida de puestos de trabajo que se está produciendo, tanto por el cierre como por la disminución de las plantillas “pues algunas empresas han reducido su actividad en un 70 u 80 por ciento”. “Es preciso concienciarnos de los subproductos que pueden elaborarse, de la materia prima que tenemos y lo importante que es para nuestros trabajadores y para la sociedad”, añadió.

Sobre la próxima declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, Comyn explicó que no será ningún problema para el sector mientras se mantenga la situación “y se respeten los usos y la cantidad de extracción actual”, agregó.

Abundando en su análisis de la situación, el presidente del gremio de madereros argumentó que la situación es “complicada”. “La falta de confianza está haciendo que no se genere actividad, no se mueve el dinero y las empresas lo estén pasando mal”. Pero hizo un llamamiento a que se active el consumo. “Las ayudas que se han anunciado afectan muy poco a los pequeños empresarios. Nosotros no percibimos ningún atisbo de mejora, pero esperamos que sea hasta dentro de poco”, afirmó.

Por último, destacó lo positivo de la celebración anual de la fiesta como la oportunidad de los profesionales de reunirse y “comentar cómo ha ido el año y el sector, pues para muchos es la ocasión para vernos todos los empresarios y personal relacionado con la madera que estamos en diferentes puntos de la provincia”.