La exposición recoge dibujos y piezas cerámicas del artista, donadas por su discípula Tove Jonhasen e importadas desde Estados Unidos para ser entregadas a la Junta de Castilla y León y depositadas en el Museo de Segovia.

En 2008, la Junta de Castilla y León recibe la donación de 1.571 piezas del ceramista Fernando Arranz López. Esta importante colección cedida por su discípula y profesora de Cerámica Tove Johansen ha sido depositada de forma permanente en el Museo de Segovia que, tras su estudio, catalogación, limpieza, y consolidación, en los casos en que ha sido necesario, ha realizado una selección de objetos para dar a conocer a este importante discípulo de Zuloaga a través de una muestra que, además, inaugurará la sala de exposiciones temporales del Museo.

El Museo de Segovia desea también, de esta forma, homenajear al artista y agradecer el desinteresado gesto de su discípula la profesora Johansen. Además, se agradece el esfuerzo realizado por todas aquellas personas que han participado y colaborado para la importación desde Estados Unidos de los objetos de la colección para su depósito en el Museo.

Las más de 1.500 piezas son en su mayoría dibujos y grabados (1.441), y también cerámica y vidrio (81 piezas), y fotografías (49)

 

EL CERAMISTA ‘DISCÍPULO DE ZULOAGA’

Fernando Arranz López nace en Madrid en 1900, pero se traslada siendo muy niño con su familia a Segovia. Desde los 14 años se interesa por la cerámica y entra en el taller de Daniel Zuloaga, donde permanece hasta que en 1920 monta su propio taller en la antigua capilla de San Gregorio (ya desaparecida) junto al actual Museo de Segovia. Desarrolla su labor artística en nuestra ciudad hasta que en 1927 se traslada a Argentina, donde se convierte en un artista reconocido y funda varias escuelas de cerámica. Nunca volvió a Segovia. Falleció en Buenos Aires en 1967.