Imponente desde el punto más alto de la ciudad, la Catedral de Segovia, presumida, se deja observar por todos los segovianos que rondan sus paredes en su vida diaria; posa para todos los visitantes que cada día se rinden asombrados ante sus pináculos; y ahora, acerca cartas de amor u odio, postales alrededor del mundo, paquetes cargados de recuerdos, o también, como no, facturas y órdenes de pago.

La Dama de las Catedrales ha posado ante los «flashes» de Correos, que en su serie «Catedrales 2010» pretende mostrar en sus estampas a los edificios sacros más espectaculares de España y como no podía ser de otra manera, el templo de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos, también ha sido escogido para ilustrar una tirada de 300.000 hojas bloque.

Engalanada en un papel de 28,8 × 40,9 mm, presumiendo de un estucado, engomado, mate y fosforescente valor de 2,75€ acerca a miles de personas, en una práctica cada vez menos común, el correo que, a partir de ahora, tendrá un toque segoviano, un toque de la elegancia y sencillez de la dama, La Dama de las Catedrales.