La hostelería segoviana es uno de los pilares de nuestra economía por eso no es de extrañar que el Ayuntamiento, en su batalla por hacer de Segovia una ciudad más accesible, haya buscado aliados en este sector. De esta forma, una veintena de restaurantes de nuestra ciudad se han comprometido a realizar la carta de sus platos en Braille, lenguaje utilizado por las personas con deficiencias visuales.

De esta forma, Bon Appétit, Casares, El Bernardino, El Fogón Sefardí, El Hidalgo, Figón de los Comuneros, La Codorniz, La Concepción, La Criolla, La Pentola, La Taurina, Mesón Cándido, Mesón Don Sancho, Mesón Mayor, Convento de Mínimos, Estévez, José, José María, Lázaro, Narizotas, Claustro San Antonio el Real y Villena.

La fecha del compromiso tiene un significado muy especial porque fue un 8 de septiembre de 1993 cuando se constituyó en Fez la Organización de las Ciudades Patrimonio Mundial (OCPM) que reúne las ciudades que, como Segovia, están inscritas en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Desde entonces, quedó instituida esta fecha como Día de la Solidaridad de las Ciudades del Patrimonio Mundial.

Esta jornada se celebra en las 226 ciudades que integran esta Organización Mundial de Ciudades Patrimonio de la Humanidad, con el objetivo prioritario de estimular la comprensión mutua de civilizaciones y el respeto de las diferencias culturales, fomentando la solidaridad y la cooperación entre naciones. No es fácil hacer de Segovia una ciudad accesible por su peculiar disposición y trazado urbana. Sus cuestas, sus escaleras y empedrados históricos constituyen todo un desafío.

Para el año 2010, y según acuerdo de la OCPM, el Día de la Solidaridad se dedica al Patrimonio Accesible, debido al éxito y la importante repercusión que supuso esa misma temática el pasado año 2009.

 

Segovia, una ciudad más accesible

La propuesta tiene como objetivo concienciar a la ciudadanía y a las instituciones responsables de los centros históricos y de los monumentos, de la importancia de garantizar una accesibilidad sin barreras para las personas, residentes y visitantes, que tienen algún tipo de discapacidad permanente o transitoria y con movilidad reducida.

Desde el Ayuntamiento se insiste en que «el disfrute del patrimonio es un derecho de todos los colectivos ciudadanos» y por eso este año, bajo el título «Patrimonio Accesible, Patrimonio para tod@s» se pretende hacer una valoración y reflexión sobre la accesibilidad en las ciudades Patrimonio Mundial.  

Las estadísticas (EUROSTAT 2001) indican que 38 millones de europeos padecen
 algún tipo de discapacidad, bien sea física, psíquica o sensorial. Esto 
supone un 14,5% de la población total de la UE entre 16 y 64 años. Las carencias en la adaptación de los entornos, bienes y servicios dificultan a las personas con algún tipo de discapacidad permanente o transitoria la participación en la vida económica, social y cultural.

Desde la Empresa Municipal de Turismo del Ayuntamiento de Segovia explican que se «trabaja permanentemente en incrementar el grado de accesibilidad de servicios y monumentos» porque sabe que «las diferencias de imagen entre destinos turísticos no están en sus productos, sino en el disfrute emocional que se hace de ellos, en cómo se vive y se disfruta del turismo en un destino determinado». De esta manera, el ofrecer una imagen dirigida a cualquier persona sin ningún tipo de exclusión ayuda al desarrollo turístico del destino a la vez que posibilita la consecución de un verdadero turismo para todos.