La Asociación de Profesores de Enseñanza Secundaria de Castilla y León (ASPES-CL) ha valorado la iniciativa del Gobierno de la Comunidad de Madrid de crear una Ley de Autoridad del Profesor, que reconocerá a los docentes de Educación Primaria y Secundaria de los centros públicos de esa Comunidad, el rango de “autoridad pública”, al tiempo que solicita a las autoridades educativas de Castilla y León que sigan su ejemplo y adopten medidas similares “de inmediato”.

Para el colectivo, la futura Ley no debe suponer una alarma, ya que “no pretende resucitar” el principio “la letra con sangre entra”. “Lejos de tener una finalidad punitiva o coercitiva sobre el alumnado, el espíritu de la futura ley tiene un carácter esencialmente disuasorio. Su objetivo primordial es que la disciplina y el respeto a las normas regresen a las aulas, de las que nunca debieron salir, como paso previo e indispensable para lograr una mejora de la convivencia en los centros educativos que, a su vez, redunde finalmente en un incremento de la calidad de la enseñanza y garantice el derecho constitucional de todos a la educación”, defendió la asociación, según informa la agencia ICAL.

ASPES-CL mantiene que en los últimos años se ha registrado un aumento de la conflictividad en las aulas, abandono escolar temprano, fracaso escolar y, que los profesionales docentes tengan “muy baja autoestima, y en ocasiones estén faltos de motivación, ya que se sienten abandonados a su suerte”. “Todo ello, no obstante, constituye sólo la punta del iceberg de un grave problema educacional con ramificaciones que alcanzan a distintos ámbitos de la sociedad, también a las familias, pero que desde hace mucho tiempo ha venido encontrando en las aulas el escenario idóneo en el que manifestarse”, concluyeron las citadas fuentes.