Juventudes Socialistas de Segovia han considerado que la aprobación de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), que saldrá adelante en el trámite parlamentario gracias a la mayoría absoluta del PP,  es “un grave retroceso en materia educativa” y una muestra más “de la insensibilidad del Gobierno ante las demandas de la sociedad”.

La secretaria general de la organización política juvenil, Andrea Carrascal, apuntó que “la Lomce es la ley de la desigualdad, va a convertir la educación en una carrera de obstáculos para ir seleccionando con medidas como los «rankings» en la admisión de alumnado para establecer un sistema elitista y las evaluaciones externas que no son más que la recuperación de la reválidas y la separación temprana del alumnado rompiendo con la equidad”. Además, la joven socialista añadió que “esta ley tiene un claro sesgo ideológico, pues sólo busca imponer un modelo educativo más injusto al gusto de los sectores más conservadores bajo la excusa de a la crisis”.

La socialista se remitió a la huelga del 9 de mayo para asegurar que la Lomce «ha provocado desde el principio el rechazo de padres, madres, profesores y alumnos en todos los niveles educativos». Por su parte, la vicesecretaria de JSE-Segovia, Lidia Merinero, explicó que «el Consejo de Estado ha desautorizado las partes más importantes del Anteproyecto de la LOMCE” lo que para ella supone que la reformas «adolecen de la claridad, coherencia y conveniencia”.

Finalmente, los jóvenes socialistas han querido criticar que la Lomce impone unas barreras que se suman a las económicas ya puestas por el Gobierno al quitar becas y otras ayudas al estudio como la de los libros de texto o al endurecer la posibilidad de acceder a una beca. Asimismo, denuncian que esta Ley viene a dar la puntilla a la Educación en la provincia de Segovia que ya cuenta con graves problemas como el hecho de que el campus de la UVA siga inacabado y sin señales de que vaya a reanudarse la segunda fase.