El jueves 7 de abril varios jóvenes de Izquierda Unida de Segovia nos acercamos a Madrid a la manifestación convocada por la plataforma “Juventud sin futuro” bajo el lema “sin casa, sin curro, sin pensión, sin miedo”.

La crisis del sistema capitalista en la que estamos inmersos, ha afectado a España de una manera mucho más grave que a otros países debido a las políticas especulativas y del “ladrillazo” tanto del PP en un principio como del PSOE después, provocando una tasa de paro mucho mayor que en otros países europeos al estancarse el sector de la construcción. Hicieron de un derecho constitucional como es el acceso a una vivienda digna un negocio con el que se podía especular libremente llegando a duplicar el valor de la misma.

Esta burbuja que gestó el PP durante los tiempos de “bonanza económica” y continuó inflando el PSOE, nos ha explotado en la cara a los trabajadores y en especial a la juventud con el comienzo de la crisis, siendo a día de hoy los sectores más castigados de la misma. Muchos fueron los que se enriquecieron durantes estos años pasados a base de especulación, pero no se puede decir que esa “riqueza” se distribuyese a toda la sociedad como debiera. Durante las dos legislaturas del PP y el comienzo de la del PSOE aumentó la pobreza en España un 2%, algo incomprensible en tiempos de “bonanza económica” a no ser que el desarrollo de políticas sociales fuese lo último en lo que pensar, como hizo el PP, por lo que grave error estaremos cometiendo si creemos que la alternativa social de la crisis está en el Partido Popular.

Con este tipo de políticas hemos llegado al día de hoy, donde la juventud soporta unas tasas de paro de más del 40 % y con una temporalidad de alrededor del 60 %, la cual se ha incrementado desde la aprobación de la reforma laboral donde se abarata el despido y que nos ha convertido en trabajadores precarios de por vida. Por otro lado nos han aumentado la edad de jubilación, además de dificultarnos el acceso a un sistema público de pensiones de calidad. Nos obligan a cotizar 38,5 años para tener una pensión de jubilación plena cuando casi la mitad de los jóvenes estamos desempleados. También son significativos los recortes en educación cercanos a los 2.000 millones de euros, mientras se inyecta a la banca 70.000 millones de euros para “salvarla”.

El Área de juventud de Izquierda Unida hemos apoyado esta manifestación y seguiremos saliendo a la calle en las sucesivas convocatorias, porque no queremos que se utilice la crisis para recortar derechos sociales básicos como la educación y que puedan seguir enriqueciéndose a nuestra costa. Pedimos que se persiga el fraude fiscal ya que el 25% de la economía española no pasa por Hacienda, que los impuestos, tal y como afirma nuestra constitución, sean progresivos, es decir, que el que más tiene más aporte y recuperemos entre otros el impuesto sobre el Patrimonio que afecta a los más ricos y fue eliminado por el PSOE. La creación de una Banca Pública que pueda dar liquidez a los autónomos y pequeños empresarios. La reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales ya que supone un sinsentido que con tasas de paro tan altas existan jornadas extras tan extensas, con el efecto de trabajar menos horas para poder trabajar todos. No pocos economistas afirman la viabilidad de estas propuestas, lo único que se necesita es voluntad política.

Por todo ello la juventud hemos dicho ¡basta!. Somos la generación más preparada de la historia de este país y vamos a ser la primera que viva peor que sus padres. Hay una salida alternativa, social y ecológica a esta crisis donde no la paguemos la juventud ni los trabajadores y si los que han venido enriqueciéndose a nuestra costa y ahora utilizan la crisis como excusa para no perder sus privilegios e inclusos aumentarlos. Como decía el manifiesto de la manifestación del pasado jueves: “nos habéis quitado demasiado, ahora lo queremos todo”