Los rectores de las cuatro universidades públicas de Castilla y León han suscrito un convenio marco para desarrollar una política integral de prevención junto a las consejerías de Familia e Igualdad de Oportunidades y Educación de la Junta de Castilla y León.

La idea es poner en marcha una serie de actuaciones coordinadas de asesoramiento, control, prevención y reducción de los daños. Los cuatro rectores, Alfonso Murillo (Universidad de Burgos), José Ángel Hermida (Universidad de León), José Gómez Asencio (Universidad de Salamanca) y Evaristo Abril (Universidad de Valladolid), se comprometen a no permitir el consumo de bebidas alcohólicas en ningún lugar del campus correspondiente, salvo en los espacios legalmente habilitados al efecto, donde sólo se permitirá la venta de bebidas alcohólicas de baja graduación.

También se evitarán el desarrollo de fiestas universitarias tanto en los respectivos campus como fuera de ellos, en las que se produzca la venta y consumo de bebidas alcohólicas y se comprometen a fomentar celebraciones alternativas de carácter cultural o de otra índole que promuevan hábitos saludables.

También evitarán el desarrollo de fiestas universitarias, tanto en los campus como fuera de ellos, en las que se produzca la venta y consumo de bebidas alcohólicas y de otras drogas y se comprometen a fomentar celebraciones alternativas de carácter cultural o de otra índole que promuevan hábitos saludables.

Las universidades solicitarán la colaboración de los ayuntamientos y de las subdelegaciones del gobierno para que policía nacional y local eviten el consumo de alcohol y otras drogas en espacios abiertos próximos a los campus. También realizarán campañas de sensibilización dirigidas a los estudiantes universitarios.