La nueva convocatoria de jueces y abogados para protestar contra la Ley de Tasas Judiciales propuesta por el Gobierno central exigió la autonomía presupuestaria del Poder Judicial y de la Fiscalía General del Estado “para garantizar su independencia y eficacia”. Durante el parón celebrado durante una hora en el Palacio de Justicia de la capital a la que asistieron ocho de los trece jueces de la provincia, se exigió además mantenimiento por parte del Consejo del Poder Judicial de su actual estructura y competencias.

Junto a una veintena de profesionales del sector, el juez decano Jesús Marina Reig, llevó a cabo la lectura de un manifiesto con el que pretendieron hacer un nuevo llamamiento a los responsables políticos en la retirada inmediata del Proyecto de Ley. En él se hizo referencia a la necesidad de aumentar el número de jueces y fiscales hasta alcanzar los mínimos parámetros de la Unión Europea, así como la dotación de los medios humanos y materiales necesarios y la determinación definitiva de la carga de trabajo compatible con una justicia de calidad.

A pesar de que Marina Reig no quiso manifestar su opinión respecto a las declaraciones del ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón en las que achacaba a intereses corporativos las manifestaciones del sector judicial, el juez decano sí insistió en la elevada litigiosidad existente en España y el escaso número de jueces en relación a otros países.

Para finalizar, solicitó la adopción de medidas para paliar “el abandono y la lamentable situación” en la que se encuentran según su opinión los juzgados y fiscalías, así como “unas tasas judiciales que no limiten el acceso de los ciudadanos a la justicia”.