El diputado del PP por Soria, Jesús Posada, fue elegido esta mañana presidente del Congreso de los Diputados de la X legislatura por 202 votos a favor de los 349 emitidos, durante la sesión constitutiva de las Cortes Generales.

Jesús Posada, presidente de la Junta entre 1989-1991 y ex ministro de Administraciones Públicas y de Agricultura en los gobiernos de José María Aznar, recibió el aplauso, tras ser proclamado, presidente de los diputados del Grupo Popular, puestos en pie, tras la votación nominal y secreta.

El nuevo presidente de la Cámara Baja, que sustituye al socialista José Bono, fue elegido por mayoría absoluta al recibir 202 votos a favor -176 es la mayoría absoluta- y 146 en blanco, de los grupos de la oposición, excepto CiU, que apoyó la candidatura.

Los senadores Juan José Lucas, del PP, y Yolanda Vicente, del PSOE, fueron elegidos hoy vicepresidentes primero y segundo de la cámara alta, cargos que obtuvieron con 166 y 86 votos a favor, frente a nueve en blanco.

 

Juan José Lucas y Yolanda Vicente, vicepresidentes del Senado

Tras la elección de Pío García-Escudero como presidente del Senado, los senadores volvieron a desfilar para depositar su voto ante la urna custodiada por la Mesa de Edad presidida por el parlamentario de mayor edad, Alejandro Muñoz Alonso, llamados por su nombre por los cuatro senadores más jóvenes (María Gil Morata, Beatriz Jurado, Carmen Belén Torres y Mario Arias), que actuaron como secretarios de la misma. 

Tanto Lucas como Vicente, que eran los únicos candidatos a los dos puestos de vicepresidentes del Senado, fueron ovacionados al anunciarse su nombramiento. La Mesa del Senado se completó con la votación para designar a sus cuatro secretarios, que se realizó repitiendo el proceso, con la única diferencia de que para ésta los senadores pudieron escribir dos nombres en su papeleta.

Al final, los cuatro elegidos volvieron a ser los cuatro candidatos a esos puestos: como secretario primero, Matías Conde Vázquez con 162 votos, como segundo Ramón Rabanera con 153 (ambos del PP), como tercera Carmen Alborch, del PSOE, con 72, y como cuarto Manuel Plana, de CiU, con 31. Se registraron nueve votos en blanco.

A continuación, y tras jurar García-Escudero su cargo, el nuevo presidente del Senado fue llamando a los vicepresidentes y secretarios de la Mesa por su nombre para que hicieran lo propio. La anécdota se produjo cuando el secretario primero, Conde Vázquez, pronunció el solemne «yo, juro» antes de que García-Escudero se lo hubiera preguntado.

Seguidamente, el resto de senadores, llamados por orden alfabético, pasaron ante el nuevo presidente para jurar o prometer su cargo y recibir su enhorabuena.