El coordinador regional de Izquierda Unida, José María González y el secretario general de FITAG-UGT, Manuel Sanz Prieto, como sindicato mayoritario en el Comité de Empresa de Dibaq-Diproteg, en concurso de acreedores, han lamentado que el Partido Popular “no se haya dignado” a escuchar a los trabajadores desde que se anunciara la problemática en la empresa.

Durante una reunión mantenida en la sede de UGT de la capital segoviana, el coordinador de IU, criticó que siendo Segovia una provincia con mayoría “popular”, citando a la consejera de Agricultura, Silvia Clemente, procuradora por la provincia de Segovia; y al presidente de la Diputación, Francisco Vázquez, no hayan tomado “cartas en el asunto” para tranquilizar a los trabajadores.

En declaraciones a Segoviaudaz.es, González aseguró no entender cómo los propietarios con negocios fuera de Castilla y León y España, se encuentren con una falta de liquidez de 3,5 millones de euros que aboquen a la empresa al cierre y aseguró que “hay algo más”.

En este sentido, Manuel Sanz pidió a la empresa que traslade el contenido de las negociaciones con la Junta, porque aseguró “estar convencido” de que las ha habido, aunque añadió que los trabajadores no tienen ánimo de interferir, “sino de apoyarles en este camino”, para evitar que 182 trabajadores se queden sin trabajo. Sanz explicó que la empresa pidió que ecuanimidad en las declaraciones por parte de los empleados porque “en breve habrá noticias”, aunque criticó el “oscurantismo” al que se están viendo sometidos.

Para finalizar, el coordinador regional de Izquierda Unida, José María González, esperó que el presidente de Dibaq-Diproteg, estando en concurso de acreedores, no esté manteniendo un salario de grandes cantidades, mientras los trabajadores “se puedan quedar en la calle”, y pidió que la “Junta no esconda la cabeza en el terreno porque no es una avestruz”.