El olor a castañas por los rincones de la ciudad, la tórrida sopa castellana, o la lotería de navidad no son los únicos que se preparan para llegar a Segovia en invierno. Por tercer año consecutivo, representantes del panorama indie español vuelven a la capital del Acueducto de la mano del festival autofinanciado Winter Indie City (WIC) que inaugura su próxima edición el 29 de septiembre con la actuación de Ruidoblanco en la Sala Beat Club. Una cita que además presentará un cartel repleto de actuaciones para los meses de invierno y que hasta el momento está celosamente guardado a excepción de las actuaciones de Dinero, The Marzipan Man, Klaus and Kinsky y The Last Three Lines, desvelados a la agencia Ical.

Sin subvenciones y sin ayudas oficiales, WIC nace de la mano del segoviano Victoriano Sanz Hernansaz, un joven de 36 años, quien se encarga personalmente de autofinanciarlo. Licenciado en Gestión Comercial y Marketing y actualmente directivo de empresas familiares, Sanz insiste en que el festival “nació porque tenía que nacer, a Segovia no venían las bandas que molan”. Su trabajo como DJ en el madrileño Club Costello le permite canalizar su pasión por la música de la que se muestra convencido de que puede llegar a ser terapeútica. Además confiesa que para él, WIC es “una forma de ver las cosas e intentar disfrutar de lo que te gusta desde dentro”.

Precisamente su trabajo como DJ le permitió entrar en contacto con artistas, representantes y sellos discográficos a quienes presentó el concepto WIC. “Somos un pequeño y humilde festival de Segovia autofinanciado, y nos gustaría que vinierais a tocar aquí”, recuerda Sanz que explicaba a los grupos. Junto a los contactos, un faraónico encaje de cuentas han ido conformando una cita que cada año consigue más seguidores. Una recompensa que supera todo, como explica el creador del WIC quien se niega a renunciar a la música por falta de dinero. “Todo es más fácil con pasta, pero no por ello vamos a dejar de hacer las cosas en las que creemos”, asegura.

Sin un presupuesto fijo que varía dependiendo del número de citas y de los artistas, WIC ha traído a la capital castellana a grupos y cantantes de primera linea como Havalina, Niños Mutantes, Hola a Todo el Mundo, Catpeople o Guadalupe Plata. La atmósfera familiar que crean cada uno de los conciertos, que incluyen sesión de WIC Dj’s e incluso perritos calientes, hace que el público se decante por esta opción cada vez más a menudo. En este sentido, Victoriano Sanz, desmonta la idea de que los festivales tengan que estar subvencionados y aboga por mantener la esencia de la música sin mercantilizarla con unas entradas que no verán incrementado su precio a pesar de la subida del IVA porque “la cultura es algo fundamental para todo el mundo porque te abre la mente”.

No obstante, Sanz reconoce en todo momento la ayuda prestada en la celebración del festival destacando la de amigos y familiares. Entre ellos, algunos se dedican a dar difusión del WIC a través de las redes sociales, otros a desarrollar la web como la recién estrenada, e incluso hay quien le toca estar en la taquilla. Además, desde el cuartel general del WIC, la Sala Beat Club, pasando por la tienda de deportes DeCarrerilla donde se venden entradas, hasta el diario digital Segoviaudaz.es, como medio colaborador, son diferentes las empresas que se han volcado para participar en el desarrollo de esta cita musical. Además, la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de la capital ha cedido la Sala Ex.Presa 1 de La Cárcel de Segovia. Centro de Creación para la celebración de un fin de semana de conciertos en la antigua prisión provincial.

Bandas de calidad, detalles cuidados al máximo y una especial atención a la sonorización de los conciertos consiguen que se cumpla el objetivo principal de Victoriano Sanz, “disfrutar”. Todo ello destinado a “un público fiel y estupendo al que esperamos un año más” como principal motor de esta cita que llega con el invierno a grito de su reconocido ‘¡Up the WIC!’.