El Obispado de Segovia está investigando si un sacerdote adscrito a la localidad de Fuentesaúco de Fuentidueña ha dejado su destino y ha vuelto a su país de origen, México, llevándose dinero de la parroquia.

Las sospechas han alarmado a los vecinos de Fuentesaúco de Fuentidueña y del resto de la comarca, donde ejercía como sacerdote desde hace varios meses Francisco Javier Arteaga Gutiérrez, quien pidió autorización al Obispado el pasado verano para acudir a su país con el propósito de ayudar a su hermana, que padece una grave enfermedad.

Entre los vecinos se ha extendido el rumor de que puede haberse llevado parte del dinero de la parroquia, tanto de lo recogido en los cepillos, como de las subastas de andas en las fiestas. Algunos llegan a afirmar que ha seguido sacando dinero de la cuenta bancaria de la Parroquia desde el país mexicano.

Fuentes del Obispado de Segovia aseguran que no está todavía comprobado el rumor, y que están “mirando” las cuentas. En el mismo sentido se han pronunciado desde el Consejo de Cuentas de la Parroquia. Carmen Frías, una de sus integrantes, también manifestó que todavía “no hay nada claro, porque tenemos que revisar la contabilidad”.