La Consejería de Sanidad presentará en Monte Carlo, en el Principado de Mónaco, los primeros resultados de su programa de prevención y detección precoz de cáncer de cuello de útero, un programa de cribado que comenzó a pilotar de forma “pionera” en el país, y que ha arrojado que casi un siete por ciento de las mujeres controladas estuvo en contacto con el virus que lo provoca, el del papiloma humano, según avanzó a Ical el director general de Salud Pública e I+D+i, Javier Castrodeza.

En la cita, que se desarrollará la próxima semana, del 17 al 20 de febrero, se expondrán los últimos avances sobre el también conocido cáncer de cérvix, dentro del foro Eurogin 2010, en el que participan expertos de todo el mundo. En este escenario, la Consejería expondrá los resultados de la fase de estudio piloto que comprende a una población de 25.000 mujeres que fueron sometidas a estudio entre el 1 de octubre de 2008 y el 1 de abril de 2009. La previsión es que a finales de 2010 Sanidad cuente con el estudio completo, de más de dos años de duración, con el fin de que los datos sirvan para analizar desde cómo está circulando el virus, hasta su persistencia, con el objetivo último de implementar el programa de prevención y disminuir la mortalidad de este cáncer por medio de su detección temprana y el tratamiento precoz de las lesiones preinvasivas.

El programa de prevención y detección precoz de cáncer de cuello de útero es una estrategia de cribado para detectar los tumores mediante la realización de una citología cada tres años entre las mujeres sanas de 20 a 34 años, y cada cinco, entre las de 35 a 64. En este grupo se suma un test de determinación del virus, que consiste en analizar genéticamente las células a través de reactivos de biología molecular para detectar posibles células cancerígenas. Está incluido en la Red Europea de Screening de Cáncer Cervical del Programa ‘Europa Contra el Cáncer’ y se desarrolla desde Atención Primaria, en el centro de salud, donde se toman las muestras que se remiten a los cinco centros de análisis para detectar si las citologías y los test son positivos o no. En concreto, los análisis se realizan en el Hospital Clínico Universitario y en el Río Hortega de Valladolid; en el General Yagüe de Burgos, y en el de León y en el Clínico Universitario de Salamanca.

En menos de 30 días, aproximadamente, se remiten los resultados a las mujeres, siempre y cuando haya dado negativo, y se les informa de cuándo deben someterse al siguiente control. En el caso de que se detecte un positivo, el circuito asistencial se acorta, con el fin de realizar nuevos estudios. “No sólo se estudian el 16 y el 18, que son los más comunes. Estudiamos 35 serotipos” de virus de alto riesgo que pueden derivar en cáncer de cuello de útero, precisó Castrodeza.

 

Primeros datos de incidencia

Estos primeros resultados, que indican que de las 25.000 mujeres estudiadas 1.670 dio positivo bien en citología, bien en el test, son los primeros reales de incidencia del virus que hay en la Comunidad, ya que hasta la fecha eran datos parciales o sesgados. Además, también se conoce que el 6,7 por ciento dieron negativo en las citologías pero se detectó la presencia del virus en el test y que el 1,16 por ciento dio positivo en la citología y negativo al virus.

“Son datos iniciales muy importantes, que se reforzarán cuando tengamos el estudio completo este año, ya que nos va a permitir, primero, la detección e intervención precoz, y, segundo, ver qué resultados está dando el programa y si es necesario mejorarlo; ver cómo circula el virus… En definitiva tener muchos más datos para actuar y mejorar en pro de la protección de la salud de la población femenina”, insistió el director general de Salud Pública.

Este programa de la Consejería de Sanidad fue premiado hace un año por la Asociación contra el Cáncer de Cuello de Útero de España (Accudes), en especial, por el hecho de que todas las pruebas puedan realizarse en los centros de salud, lo que facilita el acceso a las prestaciones. La iniciativa de combinar la citología con las determinaciones del virus del papiloma humano fue “pionera” en España y en el conjunto de la Unión Europea, según la Consejería de Sanidad.