Los empleados de recogida de basura de la empresa FCC encargada de realizar el servicio en la capital segoviana, convocaron huelga con carácter indefinido a partir del 4 de octubre, debido al paquete de medidas que la empresa está decidida a tomar y que incluye recortes y despidos, como señaló a Segoviaudaz.es, Luis Mariano Polo, representante del sindicato CSI-F mayoritario en la plantilla de trabajadores.

“Necesitamos esta huelga como una medida de presión”, ya que, como señaló, la empresa tiene intención de aplicar un paquete de medidas a partir del 8 de octube, que incluiría según Polo, el despido al equivalente de 22 trabajadores en jornada completa, pudiendo superar los 60 empleados si incluyen a los trabajadores a tiempo parcial. En portavoz de CSI-F explicó que según lo trasladado por la empresa, FCC perdería entre 700.000 euros y un 1.000.000 euros “que ahora tenemos que pagar nosotros”.

Por este motivo las protestas comenzarán el día 3 de octubre con la celebración de una manifestación y una asamblea, aunque por el momento faltan por ultimar algunos detalles de la convocatoria como explicó Luis Mariano Polo.

El representante sindical mostró además su malestar tras la reunión mantenida con representantes de FCC en la que éstos últimos presentaron un paquete de 16 medidas. “Se quieren cargar el convenio”, lamentó para explicar que entre los puntos destacados, FCC propuso la eliminación de pagas extras, aumento de la jornada laboral, o eliminar el reconocimiento por antigüedad.

Aunque el próximo lunes 24 se celebrará una nueva reunión, Polo admitió que no confían en llegar a un acuerdo si los recortes continúan en esta linea y señaló que una de las posibles soluciones “pasa por la implicación del Ayuntamiento de Segovia”. En su opinión, una negociación entre el consistorio de la capital, la empresa y los representantes de los trabajadores podría concretar un acuerdo satisfactorio “pero parece que no se quieren involucrar ninguna de las dos partes”. “Nos sentimos muñecos para presionar al Ayuntamiento, somos una correa de transmisión”, lamentó.

Respecto a los servicios mínimos, el representante sindical indicó que aún no se alcanzó un acuerdo ya que el establecimiento de los mismos al 50 por ciento, “no especifica si se trata antes o después de los despidos”. En este sentido, Polo explicó que se ofrecerá un servicio cada siete días y todos los días en residencias y centros médicos.

 

El Ayuntamiento se desmarca

Por su parte, el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, aseguró hoy en declaraciones recogidas por Segoviaudaz.es que se trata de un problema de organización de la empresa y que el consistorio de la capital segoviana no se inmiscuirá en un asunto que se libra entre empleados y empresa.

Poniendo como ejemplo la estructura de un periódico, Arahuetes explicó que mientras que salga el periódico entero “no me importa cuántos trabajadores lo hagan”. Así, el regidor municipal exigirá el cumplimiento del contrato pero “no voy a entrar ni entraré porque no me corresponde”.