Los capitanes de artillería segovianos Miguel y Federico de La Paz Orduña, fallecidos en 1921 en la contienda de la Guerra de África, vuelven a tener en Segovia un espacio que les recuerda. El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, acompañado por varios miembros de la corporación municipal y familiares de los capitanes fallecidos, han presidido la nueva instalación de una placa en su nombre situada en la Casa de Andrés Laguna. En este mismo lugar ya se instaló otro reconocimiento escrito en 1923 y que por motivos desconocidos se tiró con las obras de rehabilitación del inmueble, como señalaron fuentes municipales.

Las mismas fuentes apuntaron que, tras su derribo, un ciudadano del que no han trascendido más datos, recuperó dicha placa y la guardó hasta la actualidad, cuando ha sido restaurada y colocada de nuevo ante la petición de la familia.

Federico de La Paz Orduña, falleció en Igueriben, con 29 años de edad y fue laureado con la medalla de San Fernando. Su hermano, Miguel, cayó en Annual tratando de llegar a Igueriben para socorrer a su hermano. Por este motivo, en su día el Ayuntamiento de Segovia decidió, según recoge la prensa local, «a propuesta de su Alcalde, Felipe Álvarez”, dar el nombre de los hermanos La Paz Orduña a la calle del Sol, instalando una placa en la fachada de la casa en la que nacieron, un acto que tuvo lugar el 5 de diciembre de 1923 en que fue descubierta por las autoridades.